in , , , ,

Fraternidad, un nuevo paradigma para la política internacional – parte I

Su excelencia el Cardenal Pietro Parolin inició la presentación de “Fratelli Tutti” con una pregunta “¿qué espacio y consideración encuentra la fraternidad en las relaciones internacionales?” Frente a ella dos líneas de acción se distinguen, una que podríamos llamar institucional – proclamas, regulaciones, estadísticas y quizás incluso acciones – y por el otro la experiencial, a través de la constatación de los hechos y situaciones. Desde esta perspectiva podemos decir «La sociedad mundial tiene graves deficiencias estructurales que no se pueden solucionar con parches meramente ocasionales o soluciones rápidas» (FT, 179).

Esta Encíclica no se limita a ser un mero instrumento teórico o un deseo, sino que nos introduce en un nuevo desafío, “la cultura de la fraternidad para aplicar a las relaciones internacionales”.

El método fraterno

La herramienta del diálogo, visto no como un anestésico o para «parches» ocasionales, sino como un arma que tiene un potencial muy superior a cualquier armamento, de allí la fraternidad no es una tendencia o una moda sino que es la manifestación de actos concretos. La Encíclica nos recuerda la integración entre países, la primacía de las reglas sobre la fuerza, el desarrollo y la cooperación económica. De hecho, si las armas y con ellas la guerra destruyen vidas humanas, el medio ambiente, la esperanza, hasta el punto de extinguir el futuro de las personas y las comunidades, el diálogo destruye las barreras del corazón y la mente, abre espacios para el perdón, promueve la reconciliación. En efecto, es el instrumento que la justicia necesita para poder afirmarse en su sentido y efecto más auténtico. Nos decía monseñor Pietro.

¡Cuánto no hay diálogo se degenerar las relaciones internacionales, dependen solo del peso del poder, de los resultados de oposición y fuerza! El diálogo, en cambio, sobre todo cuando es «perseverante y valiente, no es noticia como enfrentamientos y conflictos, pero ayuda discretamente al mundo a vivir mejor, mucho más de lo que nos damos cuenta» (FT, 198). 

Por supuesto, mirando los eventos internacionales, el diálogo también tiene sus víctimas. Son aquellos que no responden a la lógica del conflicto, son vistos como ingenuos e inexpertos solo porque tienen el coraje de superar intereses inmediatos y parciales frente a las realidades individuales que corren el riesgo de olvidar la visión de conjunto. El diálogo requiere paciencia y nos acerca al martirio.

El objetivo fraterno

Es una tentación constante limitar la fraternidad a un nivel de maduración individual, capaz de involucrar solo a quienes comparten el mismo camino. El objetivo, según la Encíclica, es más bien un camino ascendente determinado por esa sana subsidiariedad que, partiendo de la persona, se extiende para abarcar la dimensión familiar, social y estatal hasta la comunidad internacional. Por eso, nos recuerda Francisco, tenemos que hacer de la fraternidad un instrumento de actuación en las relaciones internacionales.

Un nuevo paradigma para la estructuras multilaterales internacional y sus actores

Así perfilada, la fraternidad con su método y su objetivo, puede contribuir a la renovación de los principios que rigen la vida internacional y poder trazar las líneas necesarias para afrontar los nuevos desafíos y liderar la pluralidad de actores que operan en todo el mundo para responder a las necesidades de la familia humana. Actores cuya responsabilidad en términos políticos y soluciones compartidas es crucial, sobre todo ante la realidad de la guerra, el hambre, el subdesarrollo, la destrucción de la casa común y sus consecuencias. Actores conscientes ante los problemas reales y las soluciones necesarias. Para expresar esta verdad, el Papa utiliza la experiencia de la pandemia «que ha puesto al descubierto nuestras falsas certezas» (FT, 7), recordando la necesidad de una acción capaz de dar respuestas y no solo de analizar los hechos. “la incapacidad para actuar juntos se ha hecho evidente. A pesar de estar hiperconectados, se ha producido una fragmentación que ha dificultado la solución de los problemas que nos afectan a todos»

Lo que se encuentra en el escenario internacional contemporáneo es la abierta contradicción entre el bien común y la actitud de privilegiar los intereses de los Estados, en la creencia de que pueden existir «áreas sin control» o la lógica que lo que no está prohibido está permitido. El resultado es «la multitud de abandonados que quedan a merced de la buena voluntad de algunos» (FT, 165); exactamente lo contrario de la fraternidad que, en cambio, nos introduce en la idea de intereses generales, aquellos capaces de constituir una verdadera solidaridad y modificar no solo la estructura de la comunidad internacional, sino también la dinámica de la relación dentro de ella. 

En la perspectiva de Francisco, la fraternidad se convierte así en la forma de resolver las disputas por los medios que ofrecen la diplomacia, la negociación, las instituciones multilaterales centrados en el deseo más amplio de lograr «un bien común verdaderamente universal y la protección de los estados más débiles» (Ibid.).

En este sentido, el Papa Francisco, en coherencia con todos sus predecesores y la Doctrina Social de la Iglesia, apoya la necesidad de una «forma de autoridad mundial regulada por la ley», pero esto no significa «pensar en una autoridad personal» (FT, 172). La fraternidad reemplaza la centralización de poderes por una función colegiada, aquí la visión «sinodal» aplicada al gobierno de la Iglesia, esta es la propuesta: «organizaciones mundiales más eficaces, dotadas de autoridad para asegurar el bien común, la erradicación del hambre, la miseria y la defensa segura de los derechos humanos fundamentales ”(Ibid.).

Operar en la realidad internacional a través de la cultura de la fraternidad requiere la capacidad de reemplazar aquellos paradigmas que ya no son capaces de captar los desafíos y necesidades que surgen en el camino que recorre la comunidad internacional, hoy la sociedad mundial vive la fragmentación de ideas y decisiones, un enfoque exclusivamente pragmático, que olvida principios, reglas y los múltiples gritos de auxilio, cada vez más constantes y complejos. Aquí están las oposiciones y enfrentamientos que degeneran en guerras que, por la complejidad de las causas que las determinan, están destinadas a continuar en el tiempo sin soluciones inmediatas y practicables. Invocar la paz es de poca utilidad. El Papa Francisco nos dice que “hay una gran necesidad de negociar y así desarrollar caminos concretos para la paz. Sin embargo, los procesos reales de paz duradera son sobre todo transformaciones artesanales hechas por los pueblos, en las que cada persona puede ser un fermento eficaz en su vida diaria. Las grandes transformaciones no se construyen en el escritorio ni en el estudio «(FT, 231) 

Al recorrer la Encíclica, nos sentimos llamados a asumir nuestras responsabilidades individuales y colectivas ante las nuevas tendencias y necesidades que aparecen en el escenario internacional. Proclamarnos hermanos y hacer de la amistad social un hábito probablemente no sea suficiente. Asimismo, definir las relaciones internacionales en términos de paz o seguridad, desarrollo o respeto de los derechos fundamentales ya no es suficiente.

El papel efectivo de la fraternidad, permítanme, es disruptivo porque está vinculado a nuevos conceptos que reemplazan la paz por los pacificadores, el desarrollo con los compañeros de trabajo, el respeto de los derechos con atención a las necesidades de cada vecino, sea una persona, personas o comunidad. La raíz teológica de la Encíclica que gira en torno a la categoría del amor fraterno, es capaz de concretarse en «el que se ha hecho prójimo » (FT, 81). La imagen del Buen Samaritano está ahí como advertencia y modelo.

Llamamiento

A los líderes de las naciones, a los diplomáticos, a los que trabajan por la paz y el desarrollo, la fraternidad propone transformar la vida internacional de una simple convivencia, necesaria, a una dimensión basada en ese sentido común de «humanidad» que ya hoy inspira y apoya muchas normas y estructuras internacionales, lo que favorece la convivencia efectiva. Es la imagen de una realidad en la que prevalecen las demandas de los pueblos y los individuos, con un aparato institucional capaz de garantizar no intereses particulares, sino el bien común deseado (cf. FT, 257).

Texto completo: http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2020/10/04/0505/01161.html#PAROLIN

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Fratelli Tutti – El Camino de la Fraternidad

Vivir el evangelio en Fraternidad y al servicio