in , , ,

¡Paz y bien!¡Paz y bien!

Fraternidad, Amor de Dios abierto a todos – Parte IV

La profesora Anna Rowlands, en el acto de presentación de la Encíclica Fratelli Tutti en en el Aula Nueva del Sínodo en el Vaticano inicia sus palabras diciendo “La Encíclica te trata con amor y el amor es el tipo de atención que devuelve la salud a un mundo roto y sangrante. Esta Encíclica se trata también de una meditación social sobre el buen samaritano, que reconoce el amor y la atención como la ley sublime, y nos ofrece como modela la amistad social creativa.

Fratelli Tutti es sobre todo la proclamación de una verdad alegre e imposible de erradicar, que se presenta como un manantial inagotable para un mundo fatigado.

Es humanizadora, ser verdaderamente humano significa estar dispuesto a mirar el mundo en su belleza y su dolor; escuchar profundamente a través de los encuentros humanos las penas y las alegrías de la propia edad y tomarlas para uno mismo, es decir, asumirlas y llevarlas como propias.

Fratelli Tutti deja claro que la fraternidad universal y la amistad social deben ser practicadas juntas. El fracaso en esta cuestión es abundante. La globalización proclama valores universales pero no practica el encuentro y la atención, especialmente en cuanto a los diferentes y los más vulnerables. Las comunicaciones digitales hacen negocios con nuestro hambre de conexión que produce una atadura febril construida sobre criterios binarios de «me gusta» y «no me gusta».

Las comunidades religiosas que están atrapadas en las culturas digitales y de mercado que perjudican. Inexcusablemente, los líderes religiosos han sido lentos en condenar prácticas injustas, pasadas y presentes. La religión también necesita arrepentimiento y renovación. 

Fratelli Tutti exhorta a las religiones a ser modelos de diálogo, comerciantes de paz y portadores del mensaje de amor trascendente para un mundo hambriento, cínico y desarraigado.

Haciéndose eco de la declaración de Abu Dabi, la encíclica reafirma la dignidad absoluta de la persona humana, sobre la cual ninguna preferencia política, ninguna “ley” del mercado puede tener prioridad. Aquí el Papa Francisco destaca el tratamiento de los migrantes. Señala los mandamientos bíblicos de acoger al extranjero, los beneficios que se derivan de los encuentros entre culturas y la invitación al amor libre. Pero también amplía la enseñanza social antigua sobre el destino universal de los bienes, dejando claro que las naciones tienen derecho a su tierra, riqueza y propiedad en la medida en que esto permite a toda la humanidad acceder a los medios para su supervivencia y realización. Una nación tiene obligaciones con toda la familia humana y no sólo con sus propios ciudadanos. 

El Papa Francisco advierte contra las formas cerradas de populismo, pero apoya la importancia de vernos como «un pueblo». Siguiendo a san Agustín, nos recuerda que convertirse en “un pueblo” es la base del encuentro con los demás, en el diálogo, cara a cara y codo con codo. Juntos negociamos los amores comunes perdurables por los que queremos vivir. Es un proceso dinámico e inacabado de construcción de la paz social, es el fruto de una auténtica búsqueda e intercambio de verdades. La cultura es saludable solo en la medida en que permanece abierta a los demás. Esta renovación de las culturas políticas solo ocurre con los marginados, y no para ellos. El papel de las comunidades de base es clave para esta participación.

Referirse a Dios como familia, y a nosotros mismos como familia bondadosa es esta imagen, la del lenguaje del amor. Hay otras formas de nombrar a Dios. Pero el mensaje que el Papa Francisco desea que escuchemos en este momento es que nos hacemos completamente humanos por lo que nos atrae más allá de nosotros mismos. Lo que hace esto posible es un amor divino, abierto a todos, que nace, se une, tiende puentes y se renueva sin cesar. Este amor no puede ser borrado o eliminado, y es la base de la llamada del Papa Francisco a nosotros con las palabras de atención amorosa de san Francisco: Fratelli Tutti

Texto completo: http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2020/10/04/0505/01161.html#PROFESSORESSA

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Fraternidad – signo de amor por el que necesita

Francisco y Clara de Asís, su encuentro con Jesús