Al finalizar la Audiencia General del pasado miércoles, el Santo Padre ha querido saludar a una delegación del Movimiento Católico Mundial por el Clima (GCCM por su sigla en ingles) y agradecerles el trabajo en «defensa de la casa común».

Bergoglio destacó la importancia del trabajo del Movimiento ante «la grave crisis socioambiental» un problema que el Santo Padre ha destacado en reiteradas ocasiones y que es el motivo de su Encíclica Laudato Si publicada en Junio de 2015.

El Movimiento, surgido a iniciativa de un grupo de laicos en enero de 2015, trabaja en todo el mundo para que las instituciones de la Iglesia y los católicos pongan en practica el mensaje de la Laudato Si.

El desafío lanzado por el Papa en su encíclica requiere un cambio radical de vida, una «conversión ecológica» en palabras de Bergoglio y quizás por esto no ha tenido la aceptación debida. La crisis a la que nos enfrentamos no tiene precedentes y el Papa nos hace notar que «todo esta relacionado», nuestros hábitos de consumo, de alimentación, de relación con el medio ambiente, tienen consecuencias dramáticas y que afectan la vida de millones de personas en todo el mundo.

Para más información sobre el Movimiento puedes visitar su web: http://catholicclimatemovement.global/es/