in ,

Franciscanos viajan a Chiapas para escuchar al Papa.

Un grupo de religiosos franciscanos, que ayudan a grupos de indígenas y migrantes centroamericanos en el sureste de México, se desplazó el domingo hasta Tuxtla Gutiérrez para escuchar al Papa Francisco en el encuentro con las familias y compartir después ese mensaje entre los desarraigados.

Vestidos con sotanas marrón, el fraile Enrique Pool Paredes y varios estudiantes a un seminario franciscano llegaron hasta los alrededores del estadio de fútbol del club Jaguares de Chiapas, en donde se realizará el encuentro el lunes por la tarde, después de que el pontífice celebre una misa con los indígenas en San Cristóbal.

Esto nos motivará y nos dará fuerza para seguir ayudando a esas familias que están necesitadas y puedan salir adelante», dijo Jesús Edilberto, de 19 años y de un seminario en Izamal, Yucatán, en el sureste mexicano.

El papa sigue las huellas de San Francisco de Asís y por eso nos alienta estar aquí y escuchar su mensaje».

El padre Pool Paredes y los seminaristas se desplazan por diversas regiones del sureste, incluyendo el municipio de Tenosique en Tabasco, para ayudar y orientar a familias indígenas y migrantes de América Central.

En Tenosique funciona la Casa del Migrante o la «72», bautizada así en memoria de los 72 migrantes centroamericanos masacrados en San Fernando, Tamaulipas, en 2010 por una banda del crimen organizado.

Allí llevamos nuestro mensaje pastoral y ayuda psicológica a mucha gente que llega a diario», dijo Pool Paredes, emocionado por la experiencia que vivirá el lunes junto a millares de chiapanecos.

Capital del estado de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez esperaba al pontífice con carteles en sus calles en los que se leía «Papa Francisco en Chiapas con los brazos y el corazón abiertos. ¡Te esperamos!».

Via Excelsior

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El obispo de Bangassou: «Mi diócesis es atacada continuamente y nadie habla de ello»

Francisco: «La riqueza, vanidad y orgullo, nos apartan del proyecto de Dios»