in

Franciscanos Siria: «Entre miedo e incertidumbre, nuestra misión es consolar a la gente y pedir paz»

Via Agencia Fides

«En este momento de miedo e incertidumbre, nuestra misión como franciscanos es la de consolar al pueblo y proclamar la paz», dice en una entrevista con la Agencia Fides fray Romualdo Fernández, Ofm, director del Centro Ecuménico de Tabbale (Damasco) y Rector de Santuario dedicado a la conversión de San Pablo, en Damasco 
El monje explica: «La situación es fluida e incierta.

Creo que en el trabajo de información es necesario prestar mayor atención a las fuentes y a la circulación de noticias. Como hemos visto en algunos casos, incluso las grandes cadenas han contribuido a difundir noticias sobre la crisis que no eran ciertas. Es necesario tener más cautela, ya que el riesgo de caer en la instrumentalización es grande», señala el fraile. 
»Como minoría cristiana, continuamos nuestras actividades sociales y pastorales. Rezamos mucho y hacemos un llamamiento urgente a la paz y la reconciliación, para que podamos mirar al futuro con esperanza».

 

Los franciscanos, en Siria, con comunidad en Damasco, Alepo y Lattakiah y en el valle del Oronte, trabajan en la obra de sostener las necesidades de la población cristiana local. Los dispensarios médicos de los monasterios franciscanos se han convertido en lugares de refugio y amparo para todas las personas necesitadas, sin diferencias entre grupos étnicos o religiones.
Los cristianos en Siria son aproximadamente 875.000 y representan el 10% de la población, divididos entre ortodoxos, católicos, protestantes y anglicanos. La mayoría de los cristianos sirios viven en las ciudades de Damasco, Alepo, Homs y Latakia.

 

Damasco (Agencia Fides) –

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Diario desde Jericó: “Escuchando el Buen Pastor”

Ingreso solemne y procesión en la Basílica del Santo Sepulcro en el primer sábado de la Cuaresma