in ,

Franciscanos evangelizan a tiempo y destiempo en Olancho, Honduras

Via FIDES

*Por Carlos Moreno. Servidor de Cristo en Tierras Olanchanas.

La misión se impulsa en Olancho, con corazón franciscano.

La presencia de sacerdotes, religiosas y laicos que han encontrado en el ejemplo de San Francisco de Asís un modo de vivir para Cristo, se mantiene perenne en esta Diócesis que puede ser denominada “Franciscana”.

La evangelización en Olancho, se ha hecho con identidad franciscana presentando a un Cristo que a sido luz para los pueblos y comunidades que han poblado el departamento.
Tres parroquias en nuestra Diócesis llevan como nombre, en su memoria y ofrecimiento a este santo, ellas son las parroquias de la Unión, San Francisco de la Paz y Catacamas; recordando también la histórica presencia de los franciscanos en parroquias como Gualaco, la Catedral Inmaculada Concepción, Salamá, entre otras.
Pero la presencia se amplía en las parroquias como Santa Ana de Campamento, que cuenta con la presencia de los Frailes Franciscanos Conventuales, y las parroquias de San Esteban, San Francisco de Asís Catacamas y Dulce Nombre de Culmí, que son  atendidas por frailes menores.
En loa ultimo años esta presencia evangelizadora, ha llegado a San Esteban con las hermanas de la Inmaculada Concepción, que se suman a las Franciscanas Cooperadoras Parroquiales de la Asunción  que están presentes en cinco parroquias de la Diócesis.
De manera especial el Monasterio de las Hermanas Clarisas, aporta en la evangelización espiritual del departamento de Olancho, que ha visto en este lugar un sitio espiritual. Ubicadas en la aldea La Concepción de Juticalpa, las Clarisas son refugio espiritual, para tantos hermanos que buscan en la oración una respuesta del Señor.
Un aporte especial lo realizan los laicos a través de la Tercera Orden Franciscana Seglar, fundada por el mismo San Francisco de Asís; para que los laicos también pudieran vivir los votos según la norma que rige este estilo de vida. Ellos  también tienen mucha presencia en nuestras tierras olanchanas. En Catacamas, Gualaco, Juticalpa y otros lugares hermanas y hermanos laicos forman fraternidades sólidas para vivir esta experiencia de misericordia.
Su caridad por los más pobres, hace presente a san Francisco y Cristo como señor de todas las obras de amor de la Iglesia. Muchos son los bienhechores que han dado hasta su vida en el peregrinaje de la Iglesia en Olancho, para ellos la bendición y pago de la vida en Cristo y para los que siguen el camino inspirados en el santo humilde de Asís, la presencia del Espíritu Santo para que les ilumine y les guié.
Un saludo especial a nuestro obispo Monseñor José Bonello OFM, nacido en la espiritualidad franciscana, y que con tanto amor, guía a nuestra Diócesis en reto de vivir la Misión Permanente durante el Año de la Fe.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Los primeros franciscanos en México

Jornadas de la JUFRA España.