in , , ,

Franciscanos entre los nómadas: la misión de la Iglesia en Asia Central

por Laura Fracasso

El itinerario seguido en la Edad Media por los legados y misioneros franciscanos, junto con otros religiosos, mercaderes, guardias e intérpretes, más o menos disponibles, para una empresa ejemplar y arriesgada: la proclamación del Evangelio en una vasta área geográfica, en el corazón de Asia.

«Las montañas muy altas de la cordillera de Tian Shan, por entonces también llamadas ‘montañas de Alessandro’, que marcan la frontera actual entre Kazajstán y Kirguizistán, hoy dan testimonio de la grandeza del itinerario recorrido por los legados y misioneros franciscanos, junto con otros religiosos, mercaderes, guardias e intérpretes más o menos disponibles, para una empresa tan ejemplar como arriesgada ”. Esto es lo que el P. Lorenzo Turchi, OFM, profesor de la Pontificia Universidad Antonianum, ilustra a la Agencia Fides, presentando una descripción de sus estudios sobre la misión de los franciscanos entre los nómadas de Asia Central en el período medieval.

Fray Lorenzo Turchi y Mons. Carlo Bresciani durante un evento.

La Iglesia en esa parte del mundo está formada hoy por un pequeño rebaño en una vasta área geográfica: en general, según datos del Anuario Estadístico de la Iglesia Católica de 2016, está compuesta por unos 118 mil fieles. Considerando las diversas naciones de la antigua área ex soviética, hay 70 parroquias en Kazajstán (112 mil fieles), 3 en Kirguistán (1,000 católicos); 2 parroquias en Tayikistán (200 fieles), 5 parroquias en Uzbekistán (3.000 bautizados) y una comunidad en Turkmenistán (200 fieles). El área también incluye a la Missio sui iuris de Afganistán, una tierra donde no hay católicos o iglesias locales en el área y donde los fieles sólo están constituidos por personal extranjero.

Las raíces de esta presencia se encuentran en la Edad Media, un período en el que diferentes misioneros arriesgaron sus vidas para anunciar el Evangelio y convertirse en portadores de paz en esas tierras. Las investigaciones del p.Turchi se centran, en particular, en los viajes de Giovanni da Pian del Carpine y Guglielmo de Rubruck en el inmenso imperio mongol construido por Chinggis Khan y sus sucesores.

Según el franciscano, el inicio de estos viajes está relacionado con el clima general de preocupación y terror causado por la invasión mongol en Europa del Este «frente a un enemigo del que no se sabía casi nada y cuya única evidencia era la destrucción que dejó a su paso «.

Si la primera respuesta de la Iglesia había sido la cruzada contra los tártaros (el nombre con el que se definieron a los mongoles en Europa) por encargo de Gregorio IX en 1241, explica fray Lorenzo Turchi, durante el Concilio de 1245 se estableció en lugar de actuar a través de canales diplomáticos, con el envío de tres documentos papales para ser entregados directamente al Gran Khan, en el mítico Karakorum. Fue Giovanni da Pian del Carpine quien se reunió con el Gran Khan en julio de 1246 para darle una de las tres cartas papales, la  «Cum non solum homines» que, según explica el profesor de la Pontificia Univ. Antonianum, invitaba a los tártaros a la paz y protestaba contra las anteriores agresiones en Europa. Era una exhortación para detener las masacres y las devastaciones y convencer a los mongoles de que ese comportamiento ofendía a la majestad divina y podía proporcionarles castigos terribles.

El informe de la misión de Giovanni da Pian del Carpine se recogió en la «Historia Mongalorum»: «El prólogo de la obra es de fundamental importancia para comprender el propósito del viaje emprendido hacia los tártaros y también el modo a través del cual Giovanni da Pian, ve su propia misión. El franciscano se presenta como un enviado en nombre de la Sede Apostólica «a los tártaros y a los otros pueblos de Oriente”. Encargado por el Papa de entregar personalmente la carta pontificia al Emperador, Giovanni debía reunir el mayor número de noticias sobre las costumbres, cultura y la estructura de gobierno de los tártaros , explica el estudioso.

Representación del encuentro del fraile con el Khan

La «Historia Mongalorum» también contiene información valiosa sobre la concepción religiosa de los mongoles y las poblaciones sometidas de Asia Central. Recava el padre Turchi: «En su informe, Giovanni indica que los mongoles son sustancialmente tolerantes con las religiones de los pueblos conquistados: no tienen leyes precisas sobre el culto divino y no los obligan a renunciar a su fe, pero presumen que si tuvieran dominio sobre el mundo, obligarían a todos inclinarse ante el ídolo del difunto primer emperador ”. El misionero presenta a los tártaros como monoteístas, creyentes en un dios que creó todas las cosas, pero sin ceremoniales religiosos, en su lugar reemplazados por ídolos con funciones protectoras, adivinatorias y hechiceras. Al respecto, Fray Lorenzo Turchi afirma: “ La delicadeza diplomática de Giovanni da Pian, para comprender la importancia de los ceremoniales de los tártaros y sus costumbres, sin la cual no hubiera llevado a término su delicada misión».

En el detalle del viaje, evidencia el padre Turchi, “Giovanni nos informa de la presencia de cristianos, en diferentes formas. Los nestorianos eran numerosos en las familias cercanas al emperador, que tenía cerca de él sacerdotes cristianos y un coro ‘personal’ frente a su carpa ”. El misionero también habla de los «Huyur», que es de los uigures, una población turca del oeste de Mongolia y de la Zungaria que se extendía en Kirguistán actual: «según Giovanni – informa el estudio del p. Turchi: «son cristianos de la secta nestoriana», que los mongoles ganaron en la guerra y de quienes aprendieron la escritura. » Además, en la Historia Mongalorum también hay una referencia al fabuloso Prete Gianni, indicado por los críticos como un monarca legendario del cual circuló una larga carta describiendo un Reino muy rico y poderoso en Asia: «El franciscano describe al presbítero Gianni como el rey de los cristianos de la Gran India, que con su ejército logró alejar a los mongoles. Incluso Guglielmo de Rubruck no cuestionará esta leyenda, a pesar de declarar que, al pasar por sus tierras, encontró solo unos pocos nestorianos que tenían sus noticias”.

Hay varias referencias a la «tierra de los Kergis», la gente de los kirghiz o kirguises. En este sentido, explica el p. Turchi: «Como indican las últimas estadísticas, este es ahora el nombre del grupo étnico prevaleciente en la República Kirghizistán, presente con el 72,6% de la población total, según datos de 2014. Los kirguises se establecieron originalmente en el sur de Siberia, y más tarde, entre los siglos IX y XII, hasta la llegada de los mongoles, establecieron un dominio hacia el sur hasta las montañas de Tian Shan «. Según lo que se cuenta en las crónicas de Giovanni da Pian del Carpine, Chinggis Khan no pudo derrotar a este pueblo: sí lo logró su hijo Ogodei, quien describió a los Kergis como «paganos, con la costumbre de arrancarse la piel de la cara como un signo de luto». cuando muere el padre de alguien».

La misión de Giovanni da Pian del Carpine no condujo a la paz invocada por el Papa, «pero si el fin diplomático no hubiera tenido éxito, la exploración y el conocimiento de las intenciones del Khan, logró el deseo esperado», dice el profesor de la Pontificia Univ. Antonianum.

Un destino similar, enfatiza Turchi, recayó en el franciscano flamenco Guglielmo de Rubruck, enviado por Luis IX para crear una posible alianza con los mongoles que de alguna manera podría debilitar la presencia del Islam y jugar en beneficio de los cristianos: «Por su parte, Fray Guglielmo tuvo que ser animado por un espíritu misionero y el deseo de ayudar a los cristianos caídos como prisioneros en manos de los mongoles «. La alianza no se hizo realidad, pero los recuerdos del viaje de Guglielmo, recogidos en la obra «Itinerario», presentan una cuidadosa descripción geo-etnográfica de los diversos pueblos orientales y tradiciones religiosas, que completa el trabajo iniciado por su predecesor. 

Según el p. Turchi, las anécdotas relatadas en el «Itinerario» explican que «como en Occidente se difundieron creencias e historias en ese pueblo tan desconocido y temible- definiendo a los Moals como demonios o monstruos-, incluso entre los mongoles había leyendas infundadas sobre los cristianos y tenían la misma curiosidad por un mundo desconocido: el largo itinerario seguido por los franciscanos muestra cómo los mongoles sean hombres diferentes de los occidentales, pero en el fondo similares. El camino hacia el Oriente, finalmente se había abierto «.

Via FIDES. Traducido para pazybien.es por Marta Furlan

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

San Francisco y la economía en el año mil

Un complot en Estados Unidos para acabar con Francisco