in ,

Ex religioso homosexual. Otra mirada

imagesA veces, quiénes nos posicionamos en el escalón llamado: defensores de los valores humanos, pecamos de falta de empatía y, por sobre todas las cosas, de ser conocedores de la verdad; una verdad que se sustenta en teorías, discursos, opiniones y descalificaciones.

Cito textualmente una charla amena con Mario, un ex religioso de una Congregación que, tras 11 años de camino hacia sus votos perpetuos decidió sincerarse y optar por su verdadera felicidad…

Un poquito de historia Mario…  

Nací en un pueblo muy pequeño y siempre, desde que tengo uso de razón, quería dedicarme al mundo de la espiritualidad… recuerdo que desde pequeño pasaba más tiempo en la parroquia de mi pueblo que en mi casa. Fui creciendo, cuando tuve la mayoría de edad comencé a buscar una Congregación de religiosos, deseaba un lugar donde el mundo de la comunicación, la educación y los valores cristianos fuesen mi misión del día a día…

Recibía cartas de seminaristas para invitarme a pastorales, congregaciones que tenían como misión la ayuda a niños sin hogar, jóvenes en situaciones de abandono… pero no, seguía indagando y sabía que en algún lado encontraría mi espacio.  

Y ¿cómo fue…?

Creo que cuando uno tiene vocación, cuando sabes que algo bonito te espera, llega… justo coincidió que se celebraba a nivel internacional un encuentro de misioneros y yo estaba en la parte organizativa… me encuentro con un sacerdote de una congregación que se dedicaban a la evangelización a través de la cultura de la comunicación y fue como que Dios me puso en ese sitio y en ese momento…

En 2001 ingresé a la congregación…

¿Ingresaste a la Congregación sabiendo que eras homosexual?

Eso es lo mismo que te pregunte si tú te has casado sabiendo que eras heterosexual. A ver, siempre he sabido de mi condición… siempre supe quién era y qué quería… no iba a ahogar mis sentimientos; sumergir mis emociones en un barril que, tarde o temprano termina flotando.

Además, más allá de la condición sexual –eso que muchos “de fuera” de la Iglesia no entienden; mejor dicho, no comprenden- lo más importante es el estado de felicidad que uno tiene y la vocación que uno siente. Yo entré a la Congregación por vocación, porque sentía lo que hacía y me proyectaba en un futuro donde lo más importante era la evangelización… no mi condición sexual o si hay que salir o no del “armario”.

Cómo fue tu vida dentro… ¿no crees que hablamos de una doble moral?

Yo defino mi estado en la Congregación como un descubrimiento de mi persona. Salí de un pueblo… me esforcé por estudiar ya que la Universidad estaba lejos… además, por las noches rezaba y pedía al Cielo que me iluminara y alguien apareciese en mi vida diciendo… este es tu lugar; aquí puedes ejercer tu vocación…

Al ser una Congregación también hay que convivir… comienzas a entablar vínculos con personas que no habías visto antes, todos con historias, sacerdotes que llevaban dentro desde los 14 años, otros que habían salido de un seminario de la diócesis y querían realizar una misión diferente…

Es verdad que desde que ingresé tuve oportunidades y nuevos desafíos, comencé a estudiar la filosofía en los salesianos, pude conocer la congregación a nivel nacional e internacional… poco a poco vas madurando y te das cuenta que la vocación no sólo es aquello que crece por dentro y te impulsa sino también lo que construyes; viajar y que alguien te diga: no te conocía en persona, pero sí por lo que escribes… es lo más gratificante que uno puede escuchar.

Cuando me preguntas si veo que había doble moral de manera categórica digo no… Muchas veces en la vida religiosa hay un factor que juega en contra y es esconder los sentimientos humanos… negarse a sí mismo (antes era la autoflagelación). Mirarse al espejo y saber quién soy, cómo soy y en qué puedo transformarse si reniego de mí.

Y ojo… esto no significa salir con la pancarta y decir –soy gay- y más sabiendo que lo que vende es ser sacerdote gay…

La doble moral, mejor dicho, la hipocresía, aquella que tantas veces se predica desde el púlpito es hablar de amor al hermano y realizar la vida imposible al otro; es dar la paz a quién tengo al lado y por detrás ponerlo verde y quedarme tan a gusto, es hablar de pobreza de espíritu, sencillez de alma y luego sentirme con soberbia cuando me besan el anillo… eso es doble moral, o cuando tienes a gente que puede ayudarte y por envidia y porque en el fondo desea ser como uno es (proyección) goza de tu infelicidad.

Para mí, la moralidad… esa que algunos dicen hoy en día: que está en crisis… deberían sentarse a releer la historia, poner más la vida en la práctica y dejarse de tantos discursos vacíos que la gente de a pie está harta…

Claro que lo moral está en crisis y menos mal, porque ahí es donde la gente se reafirma en sus valores, en sus costumbres y no en lo que algunos desean escuchar.

No entiendo cómo puedes vivir en un lugar que sabes que no es aceptado la condición de ser homosexual

Cuando tienes una motivación, una causa por qué luchar y sentirte feliz, lo demás se termina convirtiendo en alimento para otros…

Entonces… ¿por qué saliste?

Porque sin buscarlo, llegó a mi vida la persona que hoy está a mi lado. Porque he sido consecuente.

Mira estaba en la Congregación y tenía el plan de formación y trabajo desarrollado. La idea era que en meses haga mis perpetuos y trabaje como director de comunicación a nivel Latinoamérica y comenzar con el desarrollo de una revista digital a nivel internacional; un proyecto que había presentado un año atrás…

Ese era mi mundo…

De repente, cuando aparece –quién hoy es mi marido- todo comenzó a girar para el otro lado.

Es verdad, podía llevar una doble vida, él sabía quién era y lo que hacía. Podría haber estado con la congregación y con él…

y…

Comienzas a tener una especie de duelo. La soledad se apodera en tus noches de tu alma. Los miedos son los dueños de las decisiones. No sabes con quién hablar… claro, si estás entro tienes que tener cuidado que no sea mal interpretado y si lo hablas con amigos de fuera te dices que es lógico, que no se puede vivir así.

Son dos caminos… y es lo que te hablaba de hundir el barril de los sentimientos… a lo mejor, hubiese hablado con la persona que comencé a querer y necesitar cada día más y le hubiese explicado por qué no, porque quería seguir con mi vocación.

Tal vez, si eso hubiese ocurrido hoy sería la persona más infeliz… y todos mis deseos –no cumplidos- serían puestos de manifiesto con otras actitudes.

El caso fue diferente, me dejé proyectar. Me sentí querido. Era tener un abrazo y olvidarme del mundo y hasta de mí mismo.

Fui honesto con mi espíritu, sensato con mis sentimientos y sobre todo con lo que predico… el amor.

¿Te has arrepentido de la decisión?

Jamás. Me casé por amor. Renuncié a la vocación de ser religioso por la vocación del amor. Pero no he renunciado a mis principios y mis valores. No me interesa si la persona tiene una condición sexual para poder pertenecer al ámbito de la Iglesia; porque sería lamentable.

¿Sientes oportunidades laborales frustradas por tu condición en el ámbito eclesial?

Si te soy sincero más que oportunidades frustradas siento tristeza… Si te digo qué Mario quiero ver en el futuro; me veo escribiendo, poder disfrutar de lo que me apasiona, saber que del otro lado hay gente que es extensión de tus palabras… He tenido oportunidades de poder ejercer mi profesión en lugares donde se intenta elevar los valores humanos y cristianos… ¿qué pasa? Que en el mundo laico no está bien visto que un homosexual defienda lo mismo que ellos defienden, el valor a la vida, el amor en su más absoluto estado…

Cuando estaba dentro de la congregación podía iba a radios, prensa, televisión y luego de una entrevista te decían: te gustaría tener tu propio espacio o escribir una vez cada tanto… Es como si la palabra con firma de un religioso da más caché.  

Cuando salí de la congregación y comencé a presentarme como Mario, sin las iniciales de la Institución Religiosa a la que pertenecí las puertas comienzan a cerrarse…

Más papistas que el Papa…

Yo diría con un poco más de olor a incienso que la sotana del cura. El mejor remedio para aquellos que se llevan las manos a la cabeza por situaciones como la mía son las manifestaciones de amor del Papa Francisco.

No hay peor cosa que aquellos que se dicen católicos y son los primeros en juzgar, muchos son los que hablan de valores, comprensión, pero no son capaces de empatizar, saber que el amor es amor y no una condición sexual…

Yo creo que la mayoría de las personas que hoy rechazan a la iglesia se debe a que no son comprendidas… no hablamos de un partido político, hablamos de vidas… de personas que tienen sentimientos, que vienen de situaciones de haber nacido en una familia que no les han permitido expresarse o manifestar su opción…

¿Hizo bien el teólogo Charamsa en decir públicamente que era gay?

En mi opinión no. Si estás dentro de una Institución por vocación apuesta por ello, si te enamoras y llevas tiempo con tu pareja deberías ser sensato contigo mismo y no buscar el protagonismo y generar escándalo, porque al final, genera más rechazos y creo que es lo que buscaba.

Si eres sacerdote y tienes las convicciones claras del sacerdocio tu deber es la pastoral… Pero si crees que no eres feliz con lo que haces y estás con alguien te vas y ejerces la pastoral desde el ámbito laical.

¿Crees que muchos que pertenecen a la Iglesia Católica deberían aprender a escuchar y dar oportunidades?

Yo no soy quién para decirle a la gente cómo debería actuar… pero mira jamás se me ocurriría a alguien manifestar mis disconformidades por cómo es teniendo como argumento lo que me dice el catecismo de la iglesia católica, no porque no lo crea sino porque primero tiene que ver cómo soy y luego… sí, poder invitarlo e intercambiar ideas; nada más.

Por otro lado, yo soy una persona que no tengo que sacar la bandera del orgullo para sentirme liberado o que mis derechos sean reconocidos… eso es arcaico pensarlo; sí, es verdad que a veces algún pirado dice alguna aberración… pero vamos su opinión, no la de muchos.

Salí de una Congregación fieles a mis convicciones. Me considero una persona con valores cristianos, no se me ocurriría sentenciar; primero porque no soy quién y segundo porque iría en contra de lo que la Iglesia misma me enseña.

Créeme que si las personas fuésemos más comprensivas y menos explicativas el mundo sería diferente. Si yo me hubiese casado con una mujer, tal vez hoy, estaría en un medio de comunicación que evangelice siguiendo los principios de todo cristiano.

¿Matrimonio homosexual?

Tú sabes que cuando los políticos necesitan poner tópicos para que la sociedad hable, se manifieste, se pongan en caminos opuestos y así ellos generen tendencias, o cuando un medio toma los titulares y hace estallar la noticia en los lectores; todo esto genera caos y malos entendidos.

Yo cuando encontré a la persona que hoy está conmigo, construyendo la felicidad día a día, riéndonos de los que nos sucede en lo cotidiano, emocionarnos por lo placentero que nos regala la vida y abrazarnos en las tristezas, no le puse nombre y apellido a la relación…

Mi madre es presidenta de Cáritas en mi pueblo, una mujer que entrega todo por los otros y que o deja de ser de un pueblo que al final, todo lo pone para comidilla del día…

Aquella tarde cuando salí de la Congregación y le dije el por qué, su silencio fue magia en el ambiente, me miró y me cogió la mano, acto seguido me dijo: no soy quién para decirte lo que tu corazón quiere que hagas, si eres feliz adelante.

Cómo es Mario hoy…

Feliz por su decisión… enamorado de la vida, con capacidad de escucha y entendimiento. Con ganas de más, de seguir en la vocación del periodismo de valores, ese que mueve y hace pensar…

Con ideas claras y tolerante… saber que hay personas que entienden y otras que no, pero al final, independientemente del sexo nos movemos por un eje en común: el amor…

No quiero con esta nota generar escándalo, lo que sí destaco es la sensatez de una persona que más allá de su condición apuesta por los valores del cristianismo.

Ojalá, Mario pueda encontrar su espacio en el mundo laboral y ojalá, quiénes estamos dentro de la Iglesia sepamos que muchos nos necesitan; simplemente hay que aprender a escuchar, tolerar y querer… Es de buen cristiano.

Comentarios

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Omar Leonard

El significado del Belen ¿Porque debe estar en el «espacio publico»?

10 testigos reales del Cambio Climático.