in ,

Es la hora de la Universidad Franciscana

Claustro del monasterio benedictino de Santo Domingo de Silos, Burgos
Claustro del monasterio benedictino de Santo Domingo de Silos, Burgos

Estoy participando del IV Encuentro de Centros de Estudios Superiores Franciscanos de América y España. Todas las ponencias nos han invitado a reinventar cual debe ser el papel de una universidad católica y franciscana en un mundo de hoy.

El Ministro general OFM nos invitaba el primer día a no olvidar que la universidad que se encierra en ella misma acaba vegetando y muriendo, la universidad tiene que ser un espacio de vida y para la vida. Se forma a la persona para descubrir la dignidad de cada hombre y mujer y desde esta posición caminar hacia la praxis de lo que se estudie. La universidad franciscana debe ser un ámbito de reflexión del mundo que vivimos y un desarrollo de soluciones posibles que sean contempladas como reales por los jóvenes que estudian con nosotros.
Interesante fue la conferencia del P. Galeano que nos recordó como las viejas estructuras han caído el universo ya no se puede interpretar desde una cosmología aristotélica sino desde la persona humana que vive, que legisla para ella y que no se considera oprimida por la ley natural. Debemos desde el franciscanismo interpretar la ley natural desde la persona, sabiendo que es el hombre lo primero y lo que marca el camino presente, es esencial desarrollar el pensamiento franciscano que hasta ahora no dio una respuesta decisiva a este problema.
La tercera «provocación» nos la dio el ex rector P. Lugo, que nos mostró la necesidad de salir de nuestras propias facultades para colaborar e investigar desde un sentir común, porque la teología no puede trabajar con la bioética o la economía hay una realidad que demuestra esta interdisciplinariedad como es el programa de doctorado de artes y humanidades de la Universidad de Murcia en la que participa el Instituto Teológico OFM, pues desde esta experiencia crear un doctorado en pensamiento franciscano, así se propuso a la asamblea y se van a iniciar los pasos.
En definitiva se necesita que la universidad franciscana salga a la sociedad y de respuestas reales, es un camino que debemos iniciar sin demora y hay mimbres para hacerlo. Saludos desde Colombia.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Un programa itinerante recorre el Camino de San Francisco de Asís a Santiago

Franciscanos reconocen legado de Monseñor Romero