in ,

“Es feliz quién nada retiene para sí” San Francisco de Asís.

Una vez alguien se encontraba en momento de tribulación, esa persona meditaba y meditaba, leyendo un libro se encontró con este gran Santo, San Francisco de Asís. En sus textos hablaba en gran profundidad de la humildad, compasión y de amar a Dios sobre todas las cosas.

“Si existen hombres que excluyen a cualquiera de las criaturas de Dios del amparo de la compasión y la misericordia, existirán hombres que tratarán a sus hermanos de la misma manera”, de esta forma la oración cumple un papel muy importante dentro de la vida del cristiano porque en ella se encuentra  la forma de comunicarse con Dios. Es un verdadero descanso la oración, si estás pasando por problemas inmediatamente recurre a ELLA y verás que permanecerás en la gracia de Dios porque Él te devolverá la alegría de tu salvación.

Es necesario comenzar haciendo lo que es importante para Dios, luego volverás a entrar en la presencia de Él. El gran pensador alemán Humboldt decía “En el fondo, son las relaciones con las personas lo que da valor a la vida”.  Hoy por hoy   se puede hacer una analogía, buscar esa relación con Dios para que Él le de valor a la vida, somos seres pensantes con ganas de seguir adelante con grandes retos pero, ¿realmente estamos bajo la voluntad de Dios?

Muchos interrogantes surgen en la medida que el tiempo transcurre y se viven experiencias que ayudan a crecer, en realidad ¿Eres feliz? el tiempo pasa, los minutos pasan y ¿Qué ha haces por los demás?, ¿Eres capaz de perdonar?, solo reflexiona.

San Juan Pablo II decía “Dios es un Padre que busca por todos los medios hacer felices a sus propios hijos”, ese es el verdadero padre que llama a sus hijos por medio de la oración ese es el verdadero camino para la felicidad y ser feliz, Cristo vino al mundo a enseñar que la felicidad no depende de las personas ni de cuan valiente eres al afrontar los problemas, si no como buscas de él para saber que Grande es Dios, las batallas no es de uno solo, son de Dos “Dios y tú”.

“Felices los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios”  Mateo 5, 8, que profundidad en esta cita porque existen maravillas para todo, aún en la oscuridad  y en el silencio pero si alguna persona posee un corazón limpio eso es agradable al Señor, ellos  verán la gloria y majestad. Si se aprende a estar con Dios hay que saber florecer donde Él ha sembrado. “Saber vivir felices y hacer felices a los demás” decía Sor Emilia Mosca. 

Todo esto hace parte de la felicidad y de ser felices, es por eso que Jesús hablaba de que Él no vino a ser servido sino a servir, esto es un gran ejemplo de quien nada retiene para sí puede ser feliz, entregar nada a cambio para la salvación de las almas es un tesoro que se va guardando y que se recogerá en cielo, esa es la meta la Santidad.

Recuerda eres importante para Dios, eres su hijo (a) predilecto (a) contempla la verdad que es Cristo Jesús,  como repetía Santo tomas de Aquino “la felicidad del hombre se encuentra en la contemplación de la verdad”. Ánimo que el cielo está un paso.

Oración: María, madre de todos y madre nuestra ayúdanos a amar más a Jesús, penetra lo más profundo del corazón y haz comprender el evangelio por medio del tu esposo fidelísimo que es el Espíritu Santo, guíanos a la Santidad y enséñanos a imitarte. Gracias mamá, gracias Virgen pura y fiel.

Via Minuto de Dios

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Francisco, las separaciones y las heridas en el corazón de los hijos.

«Una sola Tierra, una sola familia humana» Marcha en Roma para agradecer al Papa.