in , ,

¿Era San Francisco de Asis judio?

sanfrancesco_cigoli_cHace unos días el rabino principal Ricardo Di Segni concediò una entrevista al Corriere Della Sera, a propósito de la visita del papa Francisco a  la sinagoga de Roma el pasado domingo 17 de enero. El líder religioso ha mantenido  similares encuentros y contactos con  anterioridad. Comentó  que en ellos  “se habla sobre todo de cuestiones prácticas, de visiones del mundo y de especulaciones históricas”. Entre estas últimos figura asimismo el caso de Diego Laínez, sucesor directo de Ignacio de Loyola, quien pertenecía a una familia marrana, es decir de judíos conversos. El rabino también ha hablado con el papa de san Francisco de Asís. A la pregunta sobre los orígenes judíos del “Poverello”, el rabino Di Segni contestó: “Conjeturas. Creo que es solo un mito. Efectivamente hemos charlado del tema con ironía”.

Leyendo esa afirmación recuerdo lo que decía Giovanni MIcoli: “El hecho de que algo se convierta en símbolo responde a una razón”.

¿Cuáles serian las razones que llevarían a afirmar que San Francisco pudiera haber sido judío?

La respuesta la hallamos en los archivos con documentos notariales. En la “documentación de la vida asisiense” de la cual fue un experto el franciscano Cesare Cenci quien la publico en tres voluminosos libros. Se pudo reconocer que la vivienda de Pietro di  Bernardone, el padre de San Francisco estaba frente a la de una familia hebrea.

Lo que pudo reconstruirse es que ambas propiedades linderas pertenecían a los progenitores de Francisco. (ver Los franciscanos y los judios. Actas de la Jornada de estudio de Estudios Franciscanos, Florencia 2013, paginas 255-256) Por una contaminación y magnificación se  llegara a confundir a las dos familias como para atribuir al santo de Asis, una estirpe hebrea.

De este modo (como quien no distingue confunde) con semejantes anteojos algunos comenzaron a leer palabras y actitudes del santo como expresiones de un origen hebreo forzando textos y distorsionando la historia.

En julio de 1228 -a menos de dos años de su muerte-  se procedió  a la canonización de san Francisco.  El papa Gregorio IX encargó al franciscano Juliano de Spira la confección del oficio litúrgico del nuevo santo. Ya compuesto, alrededor de 1230 faltaban  las lecturas del oficio de maitines. Para completar los textos faltantes los frailes menores utilizaron párrafos de la vida de San Francisco de Tomás de Celano.

Años después –alrededor de 1237-1239- elaboraron nuevas lecturas tomadas de la Leyenda umbra. De aquí surgieron  los nuevos textos necesarios para las horas nocturnas.

En la Hora Sexta se narra la historia de un niño caído en la ribera del río Volturno, en Capua Rescatado muerto por un transeúnte, muchos imploran a la ayuda del santo.

También los judíos impulsados  por una piedad natural suplican: “¡San Francisco, devuelve el niño a su padre!” ( Franciscus Liturgicus, Editrice Francescane, Padova 2015)

Gracias a las oraciones de judíos y cristianos pidiendo la intercesión de San Francisco el niño volvió a la vida.

A pesar de las confusiones más o menos curiosas, una cosa es segura: los franciscanos se han relacionado a menudo con los judíos. Cuando éstos recibieron la invitación de San Juan Pablo II a trasladarse a Asís el 27 de octubre de 1986 para una jornada interreligiosa de  peregrinación, ayuno y oración para invocar el don de la paz, fueron guiados por el rabino Elio Toaff. Este religioso unos meses antes había recibido la primera visita de un papa a una sinagoga romana.

El encuentro de Asís, se realizó en la plazoleta vecina a la Iglesia Nueva, la que en el Medioevo se encontraba frente a la casa de Francisco el hijo del comerciante Pietro di Bernardone.

Pietro Messa Ofm- www.terrasanta.net

Traducción de Cecilia Jaurrieta, ofs

Comentarios

Leave a Reply

One Ping

  1. Pingback:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Occidente y la proscripción del cristianismo.

La dictadura del relativismo causa de la crisis económica.