in , ,

Entrevista con Doug Clorey OFS, Presidente de la Junta de Franciscanos Internacionales

Via FI

1. ¿Cuáles son sus antecedentes y su compromiso previo con la familia franciscana y FI?

Tengo vasta experiencia tanto en el sector público como en el privado, pues he sido maestro, profesional en tecnología de la información y administrador de servicio público en áreas como pensiones por discapacidad y atención de salud. Me hice franciscano seglar en 1987 y he trabajado como ministro de mi fraternidad local, y también como ministro nacional de Canadá (3 años); también fui consejero internacional para Canadá (6 años), consejero de la presidencia para naciones anglohablantes de Europa y Norteamérica (6 años); y, desde 2008, he servido a la Orden Franciscana Seglar como su viceministro general. En marzo de 2009, fui nombrado para la Junta de Directores de Franciscans International y, posteriormente, como vicepresidente de la Junta. Después de un período de tres años, en marzo de 2012 me volvieron a nombrar para la Junta y, subsiguientemente, fui elegido su presidente.
2. ¿Qué lo llevó a la labor de FI?

La Regla de la Orden Franciscana Seglar me desafía, junto con todos los franciscanos seglares, a ser activo y comprometido en la construcción de “un mundo más fraternal y evangélico” y nos llama a cada uno a estar en la vanguardia de la promoción de la justicia con el testimonio de nuestra vida y a través de valientes iniciativas. Para mí, Franciscans International es una de estas “valientes iniciativas” que nos permite intervenir en la construcción de un mundo más fraternal y evangélico. Como familia franciscana, tenemos mucha suerte de tener una organización que puede influir en las Naciones Unidas, con los «gobernantes de los pueblos», como diría San Francisco, y que permite que la voz de los vulnerables sea escuchada, incluyendo la voz de nuestra vulnerada tierra. ¡Qué maravilloso es apoyar a una organización que tiene como visión una comunidad global, construida sobre valores franciscanos, en la cual se respete la dignidad de todas las personas; se compartan los recursos con equidad; se cuide y mantenga el medio ambiente; y las naciones vivan en paz!

3. ¿Por qué cree usted que la abogacía de los derechos humanos en la ONU es tan importante?

A la mayoría de nosotros nos gustaría vivir en un mundo que respete nuestras libertades individuales y colectivas, que nos trate con justicia y promueva la construcción de una sociedad pacífica. Como la Declaración Universal de Derechos Humanos lo señala claramente en su Preámbulo, esta clase de mundo puede ser construido solamente sobre una base que reconozca la dignidad intrínseca y los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana. Así pues, si queremos construir esta clase de mundo, pues debemos poner toda nuestra energía para garantizar que la dignidad y los derechos de todas las personas sean reconocidos, respetados y protegidos. Sabemos que en muchas partes del mundo no es éste el caso y, tristemente, hay naciones que a menudo optan por permitir que las violaciones de los derechos humanos queden impunes. Algunas veces, el único reto a estas violaciones viene de otras naciones y organizaciones en las Naciones Unidas. Por tanto, el trabajo de Franciscans International en las Naciones Unidas de abogar por los derechos
humanos, promoverlos y defenderlos en toda la comunidad global es una importante piedra angular
en la construcción de un mundo más fraternal y evangélico.

4. ¿Cuáles son los objetivos claves para esta JID en los próximos tres años?
Respondiendo a esta pregunta, es importante reflexionar sobre el papel de la Junta Internacional de Directores (JID) en el contexto más amplio del papel de la Conferencia de la Familia Franciscana (CFF). La Conferencia de la Familia Franciscana, que representa a toda la familia franciscana, es la responsable de asegurarse de que el objetivo de FI se mantenga en conformidad con su Visión y Misión. Bajo este paraguas, la Junta Internacional de Directores, nombrada por la CFF, es responsable de proporcionar la supervisión necesaria para asegurarse de que se cumplan los objetivos de la familia franciscana con respecto a FI. Al final del día, el objetivo primario de la JID es garantizar que Franciscans International continúe llevando la voz de la familia franciscana a las Naciones Unidas para proteger a los vulnerables, a los olvidados y a nuestra lastimada tierra. Hay muchos desafíos que superar para cumplir este objetivo, y los desafíos financieros no son los menos importantes. Sin embargo, la Junta se compone de franciscanos y franciscanas de todo el mundo, incluyendo un representante de la comunidad franciscana anglicana, quien está totalmente comprometido a asegurar que esa visión y misión de FI se mantenga durante su mandato y más allá.
Esperamos con ansias seguir edificando sobre el trabajo que Juntas anteriores han emprendido, incluyendo la Junta de Directores saliente dirigida por su presidente Fray John Doctor, OFM. Del mismo modo, ansiamos trabajar con la Hna. Denise Boyle, directora ejecutiva de FI, junto con su competente personal operativo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Dictarán conferencia sobre la historia de «Los Franciscanos Belgas en La Serena»

Particularidades de la Presencia franciscana en América latina. Congreso OFS-JUFRA