in ,

Encarnacion del Pozo abre el VIII Congreso Latinoamericano OFS-JUFRA

Redaccion PyB

Buenos Aires, 23 de mayo.

De izq a der: Fray Ivan Matic ofm, Encarnacion del Pozo ofs y Ana Fruck de Jufra

Ayer sobre las 9am, hora local, la hermana Encarnación del Pozo, Ministra General de la Orden Franciscana Seglar, abrió oficialmente el VIII Congreso OFS-JUFRA que se desarrollara en la ciudad argentina hasta el próximo domingo.

En primer lugar tomo la palabra fray Ivan Matic OFM, Asistente General para la OFS y JUFRA, quien introdujo el sentido del congreso y presento a la hermana Encarnación. Ella misma tomo luego la palabra y luego de agradecer al padre Matic su servicio a la OFS y a JUFRA se dirigió a los asistentes con las siguientes palabras:

Quisiera introducir el congreso con lo que es para mí, de la experiencia que he tenido en anteriores congresos. Yo misma pensaba que el espíritu del congreso nos debe emplazar a todos, es un encuentro de hermanos y de hermanas que ejercemos un servicio de animación y guía a las fraternidades nacionales de América Latina. Este congreso tiene como finalidad, además,  compartir iniciativas y experiencias, así como los avances y dificultades que encontramos en la vida de las fraternidades. Infundiendo así, en estas fraternidades, ánimo y vida para confrontarnos a traves del intercambio sincero y fraterno.

Creo que nos sentimos convocados a este congreso,  por el Espíritu Santo, para ofrecernos ayuda e iluminación mutua ante los desafíos que se nos presentan, desafíos como cristianos y como franciscanos en una sociedad que se transforma continua y velozmente.

Vivimos tiempos inéditos, con nuevas propuestas del mundo de la cultura que parece que nos encuentran a veces descolocados y no sabemos cómo responder. Tiempos con nuevos modos de presentar y concebir la familia, lejos de su concepción natural.

El Señor nos ha convocado a este congreso para iluminarnos y dejarnos iluminar mutuamente y debemos ser conscientes de que somos corresponsables de ofrecer, también a la iglesia, iniciativas y propuestas con las que responder con generosidad a esta sociedad mutante.

Yo creo que este debe ser el espíritu de este congreso.

Continuo luego haciendo un repaso por las conclusiones del último capitulo general de la orden (Nov 2011, Sao Paulo) indicando que:

Las conclusiones de este capítulo, han sido más valientes que las de anteriores, han sido elaboradas con un lenguaje más sencillo, más cercano a los hermanos. Y hemos compartido momentos muy intensos, incluso en la aprobación de las propuestas que se presentaron al capítulo.

Todos estábamos agradecidos al Señor, porque nos habíamos sentido desafiados para llevar a cumplimiento los compromisos que habíamos asumido en el capítulo anterior. Y vimos que la misión que tenemos en este momento en nuestra orden, más allá de la renovación de nuestras fraternidades, es evangelizar, como franciscanos y como franciscanos seglares. No porque esta sea la finalidad de nuestra vida, que es ser cristianos, pero para nosotros esta finalidad se da en el seguimiento del ejemplo y del modo de vida de Francisco de Asís.

Muchas veces no nos damos cuenta que esta “seglaridad” es parte fundamental de nuestra identidad y de nuestra vocación. No somos seglares porque no hemos podido ser otra cosa, somos franciscanos seglares por propia vocación, y por eso no debemos confundir los distintos estados de vida que conforman nuestra familia franciscana. Muchas veces yo tengo la sensación de que añoramos no ser otra cosa. Cada uno sabrá cual es esa otra cosa…

Volviendo al último capítulo, afirmo: “el capítulo ha confirmado como primer objetivo la formación para toda la orden. Porque necesitamos profundizar continuamente en el sentido de pertenencia y de identidad de los miembros de la orden, para de esa manera proyectar nuestra misión en el mundo.

La formación permanente nos debe ayudar a sensibilizarnos con las necesidades de la orden en todos los sentidos y en la solidaridad de la orden entre sí misma, el compartir, la comunión de los bienes de todo tipo (culturales, económicos, espirituales, de sentido de la fraternidad).

El capítulo general ha incidido muchísimo en la necesidad de que nosotros conozcamos en profundidad la doctrina social de la iglesia, cosa que hoy se hace indispensable.

La formación permanente debe hacer posible que las fraternidades se abran a las realidades humanas, de la familia, del trabajo, de las dificultades que existen hoy para obtener un trabajo, muchas veces no valorado hasta el momento en que se pierde.

El capítulo nos pide que nos proyectemos hacia afuera,  en este sentido, el Ministro General OFM, nos decía ya en 2005 que debíamos salir de las sacristías para hacernos presentes en medio del mundo para evangelizarlo, especialmente con el testimonio de nuestra vida. Y ha remarcado a la familia, como una necesidad importante para la Iglesia, la sociedad y la Orden. Ha dicho que la OFS tiene que poner en la familia el centro de su atención y darle una posición más importante en la vida de las fraternidades locales.

Hay que poner el acento en que francisco dio esta forma de vida a un matrimonio para que permanecieran en ese estado. La familia debe volver a ser, por tanto, un punto importante de la vida de la ofs.

El capítulo también ha pedido que se incluya en los programas de  formación, tanto de la OFS como de JUFRA, la teología del cuerpo del beato Juan Pablo II, para que sus miembros puedan descubrir la belleza de la sexualidad, el matrimonio y la familia y vivir estos dones de acuerdo al plan de Dios.

Congresistas durante la disertacion de la Ministra General.

 

Mediando su discurso también destaco  que:

También estamos llamados a dar una formación humana a los hermanos y hermanas, no solo debemos formar cristiana y franciscanamente. También hacer hincapié en la afectividad, que es una expresión q el señor nos regala. Expresión que debemos mostrarnos y mostrar a las personas que nos rodean en nuestra vida.

En la formación inicial, debemos formar para la solidaridad y la vivencia del amor y la fraternidad. Y no hacerlo de una forma teórica, sino de forma práctica y con la pedagogía del ejemplo.

La hermana Encarnación finalizo su alocución destacando que la Orden esta presente en 112 países y presentando la realidad de las distintas fraternidades emergentes en el mundo que ya suman 41, principalmente en Asia y África.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Franciscanos y nueva evangelización

Dictarán conferencia sobre la historia de «Los Franciscanos Belgas en La Serena»