in , ,

ENAMORARSE DE JESÚS TRAS LAS HUELLAS DE FRANCISCO

Via Mensajero de San Antonio

Una mirada a la vida espiritual y fraterna del Noviciado Intercircunscripcional FALC, donde 14 jóvenes provenientes de distintos países de América Latina comparten sus vidas, sus sueños y su experiencia de Dios en Córdoba (Argentina).

por Noviciado San José de Cupertino – FALC sur 

Todos en algún momento de nuestras vidas encontramos el amor, ese amor que deslumbra y por el cual uno se desvive. Ese amor pasa a ser lo primero lo más importante sin lo cual uno no puede vivir. Muchos lo encuentran en una pareja, se enamoran el uno del otro y después de un tiempo prudente se casan, poniéndole sello a este amor.

También nosotros como religiosos franciscanos hemos pasado por estas etapas. Un día, el Señor tocó nuestros corazones y nos llamó a una vida distinta, comprometida, entregada; una vida de servicio y amor a él, que es el gran amor de nuestra vida. Fue el mismo Jesús quien nos llamó a una vida particular en un lugar concreto: la Orden de los Frailes Menores Conventuales, la cual hace más de 800 años fundó San Francisco de Asís. Este loco enamorado de nuestro Señor Jesucristo, después de tener un encuentro personal con Jesús en el crucifijo de San Damián, cuando el Señor le dijo: “¡Francisco, ve y reparara mi iglesia que está en ruina!”, deja todo -familia, amigos, dinero y muchas otras cosas- para servir a su Señor en los más pobres y desamparados de esa época: los leprosos. Se despojó de todo y fue haciendo un camino de conversión y perfección que cambió su vida para siempre.

 UNA AVENTURA FRANCISCANA
Después de tantos siglos, el Señor sigue cambiando la vida de muchos jóvenes que, sintiendo el llamado en sus corazones, lo siguen con un carisma especial, en este caso, el carisma que nos dejó San Francisco con su vida. Por eso, el 10 de febrero de 2011 comenzamos la experiencia de noviciado franciscano intercircunscripcional de la FALC (Frailes Conventuales de América Latina) 14 frailes jóvenes venidos de distintas partes de América del Sur -Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay-, acompañados por Fr. Ronald de Bolivia, Fr. Darío de Polonia y Fr. Mario de Argentina.
El noviciado está ubicado en Córdoba (Argentina), donde 17 locos estamos embarcados en una aventura en la que compartimos nuestras vidas, nuestros sueños y nuestra experiencia de Dios, y a pesar de que vinimos de diferentes países y culturas muy diversas, nos une un único amor a Cristo. Esta es una etapa donde nos preparamos para realizar los votos de castidad, obediencia y pobreza; es un año donde se profundiza la vida en fraternidad, enriqueciéndonos unos de otros y fortaleciendo la unión con Dios en la oración, que es el motor fundamental de nuestra vida como religiosos porque sin el señor nada somos y nada podemos hacer.

ANTORCHAS EN EL MUNDO DE HOY
Cristo nos llama para que seamos antorchas en el mundo de hoy que vive en el individualismo, en el acumular más sin importar el que está a mi lado. Jesús nos invita a estar cerca de los leprosos de nuestra actualidad, de aquellos que no cuentan a los ojos del mundo. Por ser Hermanos Menores, como lo fue Francisco, Él nos dejó sus huellas y nosotros queremos seguir abrazando este estilo de vida de entrega a los demás con el fin de ser luz para muchos, para que todos juntos podamos ser la antorcha de Dios en esta tierra.
Y para ti, joven, que lees este artículo, te digo que esta vida es posible en el mundo de hoy. Jesús te ama y toca a tu puerta, necesitamos de tus manos para hacer de este mundo un mundo mejor. Anímate y comencemos a servir al Señor, porque hasta ahora poco o nada hemos hecho.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Encuentro de Ministros y Custodios en Roma

TIEMPO PARA PENSAR EN DIOS