in ,

En la noche romana, entre bares y tiendas, también están los franciscanos

Roma es una de las ciudades más hermosas del mundo gracias a sitios como este. Es la orilla del río Tíber que durante el verano se convierte en un espacio de tiendas, restaurantes y bares para divertirse y pasar un rato agradable.
En medio de todo el bullicio llama especialmente la atención este puesto de frailes franciscanos.
FRAY PAOLO FIASCONARO
«Intentamos evangelizar en la calle. Transmitir la fe solo es posible si te mueves entre la gente”.
Cada día a las ocho de la tarde el padre Paolo Fiasconaro se pone manos a la obra. Informa sobre la misión de la orden franciscana y reparte estas tarjetas para que quien quiera pueda escribir al Papa. Otros días, se dedica a una tarea que parece sencilla pero no lo es: escuchar.
FRAY PAOLO FIASCONARO
«Algunas personas se acercan y nos dicen «gracias por estar aquí”. Es muy agaradable escuchar esto. También han venido jóvenes que nos preguntaban si podían confesarse. Yo les digo: «Por supuesto, claro que podéis confesaros”.
Ponen en práctica la petición del Papa: salir a las periferias del mundo para llegar a las personas.
De momento, la iniciativa está siendo un éxito y esperan poder llegar un poco más allá el próximo verano.
FRAY PAOLO FIASCONARO
«Sería maravilloso poder celebrar la Misa aquí por la noche. Nos gustaría involucrar a parroquias de la zona para que participaran. Esperemos que el año que viene sea posible”.
Cerca de dos millones de personas pasean por estas orillas del Tíber durante el verano. Gracias a estos franciscanos, un simple paseo puede convertirse en una oportunidad para cambiar la vida.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Un león hace famoso a Zimbabue, el país donde mueren 39.000 niños al año

La hipocresía del dogma y sus defensores.