in

«El verdadero milagro de Lourdes es el alivio de aceptar tu enfermedad»

[box type=»info»] La Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes en León organiza la XLII peregrinación al Santuario, que tendrá lugar del 25 al 29 de abril. Hablamos con Luis, uno de los organizadores que nos cuenta la importancia de esta experiencia.[/box]

Se acerca la fecha, y Luis no puede ocultar su emoción, su entusiasmo. Sus ojos irradian alegría, y hasta sus palabras se atropellan por los nervios de volver, un año más, al Santuario de Lourdes, en peregrinación con enfermos desde León. Su objetivo; que la gente conozca esta oportunidad para ayudar a los enfermos que desean visitar el santuario, ponerles las cosas más fáciles.

«Ha habido años que hemos llevado a más de 500 personas»

«Ahora todo ha mejorado, pero hace 40 años era toda una aventura. Sólo soñar que tenías que desplazarte a cualquier parte de España con una persona en silla de ruedas o en camilla era impensable, y costosísimo. Hoy todo es más fácil, porque se organiza todo desde aquí, a través de un equipo muy bien preparado con médicos, enfermeras y sacerdotes», explica como uno de los organizadores de la iniciativa, que lleva más de 40 años realizándose periódicamente. De hecho, esta ocasión alcanza la XLII edición.

«Hay mucha gente que sueña con ir a Lourdes, a Fátima, y otros lugares considerados sagrados. Nosotros les llevamos, les atendemos y les cuidamos, siempre y cuando el médico lo permita. Se trata de un vínculo muy interno y especial que se crea entre los acompañantes y los enfermos, un sentimiento mutuo, que te hace sentir cosas maravillosas. El motor es la humanidad, la solidaridad de las personas», se sincera Luis.

Un premio doble: la experiencia y la aceptación

Todos hemos oído hablar de Lourdes, de las personas que se encomiendan a la Virgen, para sentirse mejor, más aliviados e, incluso, bajo el deseo del milagro de la curación. «Curaciones hay muy poquitas, pero yo creo que el verdadero milagro de Lourdes es aceptar tu enfermedad, vivirla y que no que sea una cruz, el alivio de saber llevarla. No se trata de ir y beber el agua para que se cure el cáncer. El premio es ir, vivir con enfermos y aceptar tus carencias», explica contundente.

Luis insiste en este punto, ya que, su propósito es que la gente entienda que no a a volver curado. «Tengo amigos que ahora viven mucho más tranquilos, con más naturalidad, pero cuesta mucho». Luis recuerda la experiencia un compañero de organización de estas peregrinaciones. «Falleció hace muy poquito tiempo. Le diagnosticaron un cáncer con 70 años y decidió no someterse a quimioterapia -por sus condones personales- pero su deseo fue volver a Lourdes para despedirse de la experiencia, agradecer a su manera a la Virgen, que le haya ayudado a traer a tanta gente a la gruta. Falleció al poco tiempo de volver», relata.

«Otro amigos agnósticos me preguntan por qué vamos, trabajamos, pagamos por el viaje y la estancia y encima estamos tan contentos. Yo les contesto que vayan y lo comprobarán por ellos mismos. Es el sentimiento y la alegría de la fe, de ayudar a los demás», añade Luis.

La Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de León, que pertenece al Obispado, ha conseguido mover a muchas personas durante sus más de 40 años de viajes. «Ha habido años que hemos llevado a más de 500 personas, entre voluntarios, médicos, enfermeros, enfermos y peregrinos. Ahora ha bajado el número por circunstancias de la crisis», asegura el devoto.

«Antes los transbordos con los enfermos eran una aventura, pero todo se conseguía. Ahora todo es sencillo, y nos vamos riendo en el bus. El sentimiento es el mismo»

La solidaridad, el motor de Luis

Luis confiesa que siempre ha querido ayudar a la gente, ya que para él es la mayor satisfacción que puede recibir un ser humano. «Nada se puede asemejar, ni recibir toneladas de dinero. Siempre he ayudado; en la parroquia y en el pueblo. De joven tuve un pequeño accidente en el que me fastidié un ligamento. Fui al hospital y una enfermera me hablé de La Hospitalidad de Lourdes. Así los conocí, y no tuve la más mínimas duda. Me encontraba en una situación divicil y dura en mi vida, pero dije sí, quiero ayudar», recuerda el leonés.

1427627010615lourdesfr2dnLleva 10 años realizando la peregrinación, y asegura que es una experiencia que «engancha, que llena». En esta ocasión la peregrinación tendrá lugar del 25 al 29 de abril, y no existen plazas limitadas. «Ya están contratados 10 autobuses, pero si sale más gente mejor, sería contratar otro más. Es un beneficio para todos, abrimos las puertas a todo el mundo que quiera».

Sin perder la sonrisa, Luis anima a la gente a que pruebe la experiencia: «No a buscar el milagro, sino a encontrar y estar dispuesto a hallar el alivio».

Más información 987 235 254 // hoslour@gmail.com

Via Ileon

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Recursos franciscanos para celebrar Semana Santa

San Francisco y el Jubileo de la Misericordia