in ,

El prospecto. Por Manuel Romero, tor

Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?

Esta pregunta retórica de Jesús a sus discípulos resume la actitud honrada de un siervo que cumple con su misión, del agradecimiento de un samaritano curado de lepra y de la insistencia de una viuda que precisaba justicia.  Actitudes que echa en falta en esa incipiente comunidad.

Esta pregunta -lanzada al aire- suena a queja por no ser descubierto como el Mesías. Estando con ellos y mostrando sabiduría, poder y justicia no es reconocido. Y si no hay reconocimiento tampoco confianza; y menos fe con milagros…

¿Cuántos años llevo viviendo con los míos? Ésta pregunta no es retórica sino la constatación de un hecho. Honradamente he de confesar que no siempre cumplo con mis tareas, por diferentes motivos, y me comparo con los demás. Me cuesta agradecer el día a día y, sin embargo, me quejo por un dolor, una pena o un contratiempo que me sucedan. Y exijo justicia a cada paso. ¡Vamos que me fío de ellos tan poco como de Dios!

Y ante esto, ¿qué puedo hacer o tomar? Pues, “oración” siempre y sin desanimarse. Hoy se nos muestra casi como un nuevo medicamento cuyas propiedades son las de reconocer a Jesús como Hijo de Dios y a nosotros como frágiles y necesitados de todos. Se toma cada día y no tiene contraindicaciones. Eso sí, se asimila mejor si va acompañado de la Palabra de Dios y en momentos de soledad y sosiego. Los efectos son imprevisibles… pero todos ellos muestran una confianza básica en los que nos rodean y en que “todo va a ser posible”.

Jesús usó de él con los que le seguían. Y Lucas se lo recetó a los que -desanimados- desconfiaban de la promesa de Jesús de que volvería. ¿En qué situación te hayas? ¿Y tu comunidad? Busquemos el prospecto y revisemos la composición de nuestra oración y apliquemos la posología del siervo, del leproso y de la viuda. No perdemos nada y podemos ganar mucho en honradez, salud y justicia.

Via LCDLP

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

El clamor de los que sufren. Por José Antonio Pagola

Fe contra el mal. Por Mons. Santiago Agrelo, ofm