in ,

El Papa quiere mas dinero para los pobres.

636371fb8bLlega a su fin el comercio de los pergaminos con la bendición papal que hacia fluir un rio de dinero a los comercios que circundan el Vaticano. Hasta ahora, pagando entre 10€ y 50€ se podía conseguir la “bendición papal” personalizada. Estos comerciantes lo único que hacían era dirigirse a la Limosnera Apostólica, una institución que históricamente se dedica a la caridad del Papa, y pagando 3€, para el timbre y la firma, conseguían la bendición. El Papa Francisco ha dicho basta a este negocio, dando así cumplimiento a un proceso iniciado por Benedicto XVI hace cuatro años.

El pasado 12 de abril el obispo Konrad Krajewski, limosnero pontificio, ha enviado una carta informando que este “negocio” finalizara el próximo 31 de diciembre. Desde el 1 de enero de 2015 ya no será posible adquirir estas bendiciones en los comercios del Vaticano.

Quien quiera la bendición deberá dirigirse directamente a la limosnearía, como podría haberlo hecho hasta ahora, vía fax o en la web www.elemosineria.va. El precio varía de 7€ para las más pequeñas a 25€ para las de mayor tamaño.

Es importante mencionar que todo el dinero que se recauda por estas bendiciones es donado a los pobres. En los últimos dos meses la limosnearía ha podido donar más de 200.000€ gracias a la venta de estos pergaminos. Los beneficiarios son personas en necesidad a los que se les paga desde el billete de transporte hasta el alquiler de su vivienda.

Como es normal los comerciantes se resisten. Se calcula que venden entre 15.000 y 20.000 pergaminos al mes. El coste por el pergamino es de 2€-4€ con el estampado y la escritura a mano, sube a 6€ -8€. Sumando los 3€ de timbres del Vaticano (lo único que reciben los pobres en este caso) se llega a unos 10€ de costo. El resto es ganancia 100% para los comerciantes. Ante la pérdida de este negocio han escrito al Papa quejándose, tal como recoge ayer la agencia ANSA.

Pero Francisco y Mons. Krajewski están decididos a llegar hasta el final. Hace más de 100 años, desde León XIII que la limosnearía tiene la potestad de entregar los pergaminos con la bendición apostólica para recaudar dinero en beneficio de los pobres. En 1950 con motivo del Año Santo se potencio a los comercios locales ya que no se daba a vasto. Pero hoy, con internet, se puede acceder a la bendición con unos pocos “clicks” y ya, por tanto, no es necesario tener una “red de distribución”.

Además, desde septiembre, la potestad de dar la bendición apostólica la tiene no solo el Papa sino también los nuncios apostólicos en prácticamente todo el mundo.

Sin duda la intención, más que simplificar el acceso a la bendición, es que lo recaudado vaya íntegramente a los pobres. Una misión que Mons. Krajewski, siguiendo las instrucciones del Papa Francisco, cumple a rajatabla, llevando él, personalmente, las ayudas a los más necesitados.

Con información de Vatican Insider

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Cómo cultivar Stevia: una planta con grandes beneficios

Obispo de Oviedo ofrece casa a los sin techo.