in ,

El Papa Francisco es el Poberello de Asís redivivo

Hasta la época del medioevo la humanidad era francamente teocéntrica; vale decir que el concepto de Dios era predominante, tanto para Tirios como para Troyanos; o sea para todos los estamentos sociales. Ya hemos conceptuado que los principios de libertad, igualdad y fraternidad que se idearon en la constitución americana de 1776 y ratificados en la Revolución Francesa de 1779, ya habían sido preestablecidos en el Gólgota, cuando Jesús, el más sublime de los seres, se dejó morir en una Cruz, para que los demás entendiéramos; y desde allí lanzó las más ecuménicas frases de amor universal, cuando simplemente dijo “¡Tengo sed!”.

Fue también en el medioevo cuando aparecieron dos seres, igualmente insuflados de amor universal como lo fueron San Francisco de Asís y Santa Clara, fundadores de sendas comunidades religiosas. Fue tan admirable la identificación de San Francisco con el legado de Jesús, que recibió los estigmas de las manos, los pies y el costado sin haber estado clavado en una cruz. Para el Poberello de Asís, todos los astros y seres de la naturaleza fueron sus consanguíneos, a los que llamaría: Hermano sol, hermana luna. Hermano viento, hermano lobo; y su oración por la paz, podríamos considerarla como la hermana gemela del Padre nuestro.

Uno de los corifeos de la revolución francesa,  Juan Jacobo Rousseau, también atinó a decir, tal vez en su “Emilio”, que “Todo sale perfecto de las manos de Dios, pero degenera en las manos de los hombres”. Para fortuna de la iglesia católica ha llegado para su dirección una especie de mímesis del Poberello de Asís, el argentino-italiano Francisco Bergoglio, quien desde su encíclica Laudato si (Alabado sea) está concitando a los latinoamericanos en su gira por Ecuador, Bolivia y Paraguay, del 6 al 13 de julio del 2015; y según el cardenal Pietro Parolin, el Papa Francisco abogará en nuestra América por un desarrollo con justicia social y “Lanzará una invitación a cuidar lo  creado”; de manera que tenemos que seguir “construyendo un mundo que tenga en cuenta a los pobres”.

La Doctora Cecilia López Montaño, exdirectora de los seguros sociales y exministra de Estado de Colombia, le pregunta en su artículo del tiempo del Domingo 5 de Julio a los economistas ¿Qué dirán? Ante lo que el Papa plantea en su última encíclica  cuando sostiene que “La política no debe someterse a la Economía”, además pregunta Cecilia López a) ¿Tocara por fin, no el corazón, sino la mente de estos fríos profesionales (Los economistas) y estos peligrosos políticos que pululan en Colombia?; b)¿Será posible que estos planteamientos toquen a jóvenes tecnócratas que no muestran aún grandes diferencias con el pasado?  (E.T 5-7-2015. Pag8).

Si antes los políticos y economistas se preguntaban si era primero lo uno que lo otro o viceversa, por estúpidos; y la respuesta de cada uno -economista o político- quería ser la prevalente; ahora ante el nuevo agiornamiento. Tanto el Papa Francisco y la humanidad estamos  requiriendo al mismo tiempo economistas y políticos para que le pongamos freno a este capitalismo salvaje que está conduciendo a la economía universal al desastre como está ocurriendo con Grecia, la cuna de las ideas, la dialéctica y el pensamiento; y a los señores de las Farc: ¿Ustedes señores también son inmunes ante la  contaminación insaciable que le están produciendo al medio ambiente?

Augusto Mejía González

augustomejiag@gmail.com

Via El Diario del Otun

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Hubo entre ellos un profeta. ¿Y entre nosotros?

Liberado fray Dhiya Aziz en Siria.