in , , ,

El Papa Francisco denuncia los 5 “rostros” de la esclavitud a inicios del 2015

La esclavitud no ha terminado. A inicios del año 2015 el mundo sigue siendo testigo de personas humanas que dominan a su antojo y capricho a hombres, mujeres y niños, denuncia el Papa Francisco en el mensaje que ha escrito para la Jornada Mundial de la Paz, el 1 de enero de 2015.

Si bien la esclavitud hoy día ya no es reconocida legalmente, el pontífice denuncia los actuales rostros de la esclavitud en las sociedades del siglo XXI.

1. El primer rostro de la esclavitud, según el Papa, son los “trabajadores y trabajadoras, incluso menores, oprimidos de manera formal o informal en todos los sectores, desde el trabajo doméstico al de la agricultura, de la industria manufacturera a la minería, tanto en los países donde la legislación laboral no cumple con las mínimas normas y estándares internacionales, como, aunque de manera ilegal, en aquellos cuya legislación protege a los trabajadores”.

2. En segundo lugar, al denunciar las nuevas formas de esclavitud, Francisco piensa “en las condiciones de vida de muchos emigrantes que, en su dramático viaje, sufren el hambre, se ven privados de la libertad, despojados de sus bienes o de los que se abusa física y sexualmente. En aquellos que, una vez llegados a su destino después de un viaje durísimo y con miedo e inseguridad, son detenidos en condiciones a veces inhumanas. Pienso en los que se ven obligados a la clandestinidad por diferentes motivos sociales, políticos y económicos, y en aquellos que, con el fin de permanecer dentro de la ley, aceptan vivir y trabajar en condiciones inadmisibles, sobre todo cuando las legislaciones nacionales crean o permiten una dependencia estructural del trabajador emigrado con respecto al empleador, como por ejemplo cuando se condiciona la legalidad de la estancia al contrato de trabajo… Sí, pienso en el ‘trabajo esclavo’”.

3. En tercer lugar, el Papa piensa “en las personas obligadas a ejercer la prostitución, entre las que hay muchos menores, y en los esclavos y esclavas sexuales; en las mujeres obligadas a casarse, en aquellas que son vendidas con vistas al matrimonio o en las entregadas en sucesión, a un familiar después de la muerte de su marido, sin tener el derecho de dar o no su consentimiento”.

4. Hablando de las actuales formas de esclavitud, el obispo de Roma piensa “en los niños y adultos que son víctimas del tráfico y comercialización para la extracción de órganos, para ser reclutados como soldados, para la mendicidad, para actividades ilegales como la producción o venta de drogas, o para formas encubiertas de adopción internacional”.

5. Por último, Francisco piensa “en todos los secuestrados y encerrados en cautividad por grupos terroristas, puestos a su servicio como combatientes o, sobre todo las niñas y mujeres, como esclavas sexuales. Muchos de ellos desaparecen, otros son vendidos varias veces, torturados, mutilados o asesinados”.

Via Aleteia

Comentarios

Leave a Reply

One Ping

  1. Pingback:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Los menores de España se unen. Nace una nueva provincia.

El obispo de Asís, contra los periodistas que se dicen católicos y critican al Papa