¡Feliz Día de la Tierra! Tantas cosas han pasado hoy.

Para empezar, la expedición de Laudato Si al  Polo Norte finalmente alcanzó su objetivo! Después de 9 días difíciles de marcha a través de los hielos árticos, llevaron consigo una encíclica Laudato Si al Polo Norte para crear conciencia sobre la crisis climática y el imperativo moral de tomar la acción climática.

Después de presenciar el dramático impacto del cambio climático en el Ártico, la expedición al Polo Norte envió hoy un mensaje a los líderes mundiales que se reunieron en la ONU.

CgpYzBuWIAQF3hW

El Papa Francisco envió una carta a la expedición:  “Gracias (…) por dejar el grito de Laudato Si en el hielo polar para las futuras generaciones. Estoy convencido de que el problema es grave y que iniciativas como la que ustedes están implementando ayudan a tomar conciencia sobre la degradación del ambiente, el agotamiento de las reservas naturales, la contaminación y también por la gravemente desigual distribución de la riqueza.»

Exactamente al mismo tiempo, la ceremonia de la firma Acuerdo de París y se llevó a cabo con la firma de más de 170 países. Sabemos que el Acuerdo de París está muy lejos de lo que necesitamos y somos conscientes de que las palabras en papel no significan nada, pero esto fue un primer paso crucial e histórico que se requiere para combatir con eficacia el cambio climático.

La ceremonia de hoy envió una fuerte señal que confirma que la era de los combustibles fósiles está llegando a su fin. Celebramos  y esperamos aumente la presión para asegurarse de que la acción se acelere drásticamente. No hay tiempo que perder.

Tuve el honor de estar presente en la ceremonia y me traje la bandera con el mismo mensaje que la expedición al Polo Norte.

Esto se basa en la Declaración Interreligiosa sobre Cambio Climático que hemos entregado el pasado lunes al Presidente de la Asamblea General de la ONU, que fue firmado por prominentes obispos y cardenales, junto con otros líderes religiosos de renombre.

La transición  de los combustibles fósiles es imparable. Depende de nosotros decidir sobre lo rápido que esto suceda.

La mayoría de los gobiernos se están moviendo demasiado lento, y algunos todavía no se mueven en lo absoluto, por lo que es necesario aumentar la presión para que tomen en serio la crisis climática. Hay una gran brecha entre lo que están haciendo y lo que los científicos están pidiendo que hagan.

Nosotros, los católicos, tenemos una gran contribución que hacer mediante la promoción de la llamada a la acción moral del Papa Francisco en Laudato Si. Su donación al Movimiento Católico Mundial por el Clima puede hacer una gran diferencia para movilizar a la comunidad católica a tomar medidas en todo el mundo y traer Laudato Si a la vida.

SI AUN NO LO HAS HECHO, UNETE AL MOVIMIENTO. DEJA TUS DATOS AQUI:

Solo imagina lo que 1 200 millones de católicos podrían hacer si ponemos Luadato Si en práctica juntos.

Gracias por su apoyo y Feliz Día de la Tierra.

Tomás Insua
Coordinador Mundial
Movimiento Católico Mundial por el Clima