in ,

El Belén de la Orden Tercera se dispone a abrir de nuevo sus puertas

Via La Voz de Galicia

El Belén de la Orden Tercera de San Francisco se dispone a abrir, un año más, sus puertas. Y aunque oficialmente no volverá a funcionar hasta el próximo día 3 de diciembre, que es cuando comenzarán los pases abiertos al público, desde este mismo sábado, como desvelan sus responsables, ya habrá visitas, previamente concertadas, para «instituciones y colegios».

Hace ya casi 70 años que Alfredo Martín, uno de los más prestigiosos belenistas españoles, se inició en el arte del Nacimiento. Por aquel entonces, siendo poco más que un niño, elaborando sus figuras con cartón.

Poco después nacía el Belén de la Orden Tercera de San Francisco, una iniciativa suya desde el primer momento que venía a servir de espejo a una tradición muy arraigada -por cierto- entre los franciscanos, tanto en Italia como en España.

 

Una obra excepcional

Hoy, el Belén de la Orden Tercera consta de más de 200 imágenes, todas ellas dotadas de movimiento «propio». No se trata de autómatas, como sucede en otros belenes de su género, sino de una peculiarísima modalidad de las marionetas, creada por el propio Alfredo Martín, cuyos hilos no se mueven.

El Belén de la Orden Tercera sigue siendo uno de los más celebrados de todo el páis, e incluso ha tenido su reflejo en las páginas de alguna novela.

El mundo del libro celebra hoy, en Ferrol y en toda su comarca, el Día del Libro. Una celebración a la que algunos establecimientos se suman ofreciendo a sus lectores descuentos en todas las compras que hoy hagan. Por lo general, del 5%. A pesar de la crisis generalizada, a la que el mundo del libro no es precisamente ajeno, Ferrol y comarca sigue teniendo, por fortuna, librerías excelentes.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Piedras de la Memoria. Iniciativa de la Custodia Franciscana de Tierra Santa

Ernesto Bisceglia: Honorato Pistoia, un franciscano formidable