El “Barco-Hospital Papa Francisco” de los franciscanos ya recorre la amazonia.

En el año 2013, de modo más preciso en el período de la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil, el Papa Francisco visitó un hospital que está bajo los cuidados de la Fraternidad Religiosa San Francisco de Asís en la Providencia de Dios. En esta visita, el Papa Francisco en una conversación con fray Francisco Belotti (superior general) le preguntó si la Fraternidad tenía presencia en la Amazonia, y los alentó a realizar algún proyecto en aquella región. A partir de eso, los frailes se sintieron motivados a atender esa solicitud y el 5 de noviembre de 2018 presentaron en el Vaticano, al Sumo Pontífice, la maqueta de lo que sería un “barco-hospital”.

Este proyecto es una iniciativa conjunta entre la Diócesis de Óbidos, con el apoyo de la Fraternidad anteriormente citada, y el Ministerio de Trabajo. La finalidad de este proyecto consiste en llevar salud a las comunidades ribereñas en la región amazónica y actuar en la prevención del cáncer, a través de la realización de exámenes, clasificación y diagnósticos. Para ello, el barco-hospital tiene una estructura que cuenta con ambulatorios, laboratorios, sala quirúrgica, alojamiento para los profesionales del área de salud que, en su mayoría, serán voluntarios de los hospitales-clínicos, administrados por la Fraternidad San Francisco de Asís en la Providencia de Dios, así como la asistencia de Congregaciones religiosas franciscanas femeninas, por ejemplo, la presencia constante de una monja que es médica.

De este modo, damos gracias a Dios, pues en la tarde del 20 de marzo de 2019, contando con la presencia de religiosos de la Orden de los Hermanos Menores, Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, ingenieros y miembros gubernamentales. Lo que anteriormente era sólo un proyecto en hojas de papel, se hizo realidad. En la Industria Naval de Ceará (INACE) el Barco-Hospital Papa Francisco recibió la bendición de Dios por las manos del fray Francisco Belotti que subrayó su alegría por el sueño realizado y la presencia de los hermanos Menores y Capuchinos. Una nueva etapa se inicia, ahora el barco está siendo sometido a un período de pruebas y se realizan reparaciones finales. Posterior a eso, el barco irá a Belén, donde recibirá una imagen de la Virgen de Nazaret y seguirá hacia Óbidos – PA, donde tras una celebración, partirá para su primera misión. Rezamos para que este proyecto “osado” pueda en su acción y finalidad atender a aquellos que tanto necesitan atención médica en realidades tan desafiantes, así como nos recordaba fray Francisco al afirmar que “el pueblo de la Amazonia tiene dificultades para ver médicos y sacerdotes, y en este barco-hospital ellos pueden ver eso.

Fr. César Lindemberg Serafín, OFM.

¿Qué opinas?

Huelga Climática. Una reflexión franciscana sobre el nuevo movimiento global.

Video: 800º aniversario de la peregrinación de paz de San Francisco en Tierra Santa