in , , , ,

Dejémonos llevar por mano de María

15 de Agosto – Solemnidad de la Asunción de María

El Santo Padre Francisco en el Ángelus del domingo nos invita a descubrir la fiesta de la Asunción de María como un llamado para todos, en especial para quienes, sin la posibilidad de mirar a lo alto, están afectados por la duda y la tristeza.

María es la madre que nos espera, ayuda, sonríe y ama, por ello insiste en que seamos capaces de descubrir mirando al cielo que este está abierto y María en la puerta.

No nos dejemos atrapar por la pequeñez de la vida, debemos elegir la grandeza del cielo, porque también en cada uno de nosotros, el Señor hace muchas cosas grandiosas. Debemos reconocer y exultar, magnificar a Dios, por estas grandes cosas; como lo hizo María”.

En esta misma línea el Papa nos recuerda que María nos enseña si buscamos la felicidad en nuestra vida, Dios debe ser el primero y no podemos atascados persiguiendo cosas frugales que llenan nuestro corazón de prejuicios, rencor, rivalidad, envidia, ilusiones, bienes materiales superfluos.

María te invita a mirar las “grandes cosas” que el Señor ha hecho en ella. “También en nosotros, en cada uno de nosotros, el Señor hace muchas cosas grandiosas. Debemos reconocer y exultar, magnificar a Dios, por estas grandes cosas”. Nos decía el Papa Francisco.

Que sea la Santísima Virgen, la que nos ayude a mirar todos los días con confianza y alegría todos los sucesos de la vida, teniendo presente que cada vez que tomamos el Rosario en la mano y rezamos por él, damos un paso hacia la gran meta.

Queremos invitarlos a conocer la casa de la Virgen María, donde compartió con el discípulo amado Juan los últimos años de su hermosa vida, viviendo en lo cotidiano la experiencia que el dolor de Madre se hace caricia y ternura en el amor de Dios.

Recorramos la Casa de María

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Beirut – Presencia Franciscana

Clara de Asís, mujer libre y creyente