in ,

Concluye la asamblea de las Familias Franciscanas latinoamericanas.

Queridos hermanos, el Señor les dé su paz:

1. Movidos por el Espíritu Santo, en el marco del Jubileo de la Misericordia y la conmemoración de los 800 años del Perdón de Asís, los hermanos franciscanos, Ministros provinciales y Custodios de América Latina y el Caribe, llegamos a Santa Cruz de la Sierra (Amazonía Boliviana), donde fuimos acogidos muy generosamente por la Provincia Misionera San Antonio de Bolivia; nos reunimos para contemplar, meditar y celebrar nuestra vida y misión en los lugares donde el Señor nos ha puesto y para relanzarnos creativamente “Hacia las periferias, con la alegría del Evangelio”.

2. Nuestra XXIV Asamblea contó con la presencia y animación de  nuestro Ministro General, fray Michael Perry, de dos hermanos Definidores Generales, fray Ignacio Ceja y fray Valmir Ramos, que durante todos los días, del 25 al 29 de abril, estuvieron atentos y disponibles para escucharnos, aconsejarnos y animarnos, y también para hacer realidad los mandatos planteados por el Capítulo General 2015 y las Directrices de animación 2016-2017. Nuestro hermano Luis Gallardo, Secretario General para las Misiones y Evangelización, nos acompañó y animó algunos días, adelantó su viaje por la enfermedad de su señora madre, María.

3. Durante estos días compartimos las experiencias, las luces, las sombras y los sueños de nuestras Conferencias y entidades, nos hemos animado mutuamente para continuar con alegría sembrando la paz y el bien como hermanos y menores.

4. Reafirmamos nuestro compromiso de apoyar las presencias franciscanas en nuestra vasta pan-amazonía, especialmente a la fraternidad conformada con los hermanos de nuestras Conferencias (Amazonía peruana); esta nueva presencia entre los más pobres, en una Iglesia débil, nos desafía a todos a recuperar las líneas originales de la vida y misión que nos trazaron Francisco y Clara de Asís, expresadas para nuestro hoy en el documento “Ite Nuntiate”.

5. Asimismo, reiteramos nuestro apoyo al Master en Evangelización (Petrópolis, Brasil), espacio valioso para fortalecer nuestra identidad franciscana, fraterna, minorítica y evangelizadora, integrando ciencia, experiencia y espiritualidad y a toda la Pastoral Educativa, colegios y estudios superiores, tan importante y presente en A.L. y el Caribe.

6. En un clima de diálogo, de mutuo apoyo, de apertura y compromiso de corresponsabilidad fraterna hemos escuchado con profunda atención el nuevo desafío que nos presentó el Ministro General, quien nos ha pedido fortalecer la presencia franciscana en Cuba, enviando frailes experimentados y cualificados.

7. En estos días hemos sentido fuertemente la presencia, desde la casa del Padre, de nuestros hermanos Rodolfo Hernández (Presidente de la UCLAF) y Antonio Móser (gran animador y profesor del Master de Petrópolis), recientemente fallecidos. También, desde el inicio de nuestro encuentro, estuvimos muy unidos al dolor de nuestros hermanos del Ecuador, orando por las víctimas del lamentable terremoto y buscando juntos formas efectivas de acción solidaria.

8. La pronta celebración de las Bodas de Oro (1967-2018) de nuestra UCLAF nos anima a seguir caminando como hermanos y menores, en comunión con la Iglesia, al servicio del Pueblo de Dios, de la humanidad toda y cuidando de la creación, nuestra casa común.
9. Volvemos a poner toda nuestra confianza en el Padre, rico en misericordia, para seguir con ánimo renovado a Cristo pobre y crucificado, como lo hizo nuestro padre Francisco, guiados por el Espíritu Santo. ¡Que María, madre y reina de la Orden franciscana, nos acompañe en nuestro peregrinar!

Santa Cruz de la Sierra, 29 de abril del 2016.

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Un matrimonio cristiano se enfrenta a la pena de muerte por una acusación falsa de blasfemia en Pakistán.

#Catequesis. Francisco «Apesta a encerrado en el redil si no se busca la oveja perdida»