in ,

Carta de la Ministra General OFS por la eleccion del papa Francisco

525111_576328085722172_746894333_n

El Señor Papa Francisco
14 de marzo de 2013

Queridos hermanos y hermanas,
¡Paz y Bien!

En nombre de la Presidencia del CIOFS, siento la necesidad y la urgencia de compartir con todos vosotros los pensamientos y sentimientos que nos inundan en este momento de gracia, por la elección del Papa Francisco. ¡Que emoción tan grande! ¡Y además vemos cómo Dios cuida su Iglesia con tanta gracia y bendición! ¡Alabado sea el Señor!

Dios nos sorprende continuamente reconduciendo dulcemente su Iglesia, por el surco auténtico de su Amor.
El Papa ha comenzado su ministerio así: “Hermanos y hermanas buenas noches”. ¡Sus primeras palabras como Papa! Que nos hablan de fraternidad, al reconocernos hermanos y hermanas en igualdad. La Cruz pectoral es de metal: signo de simplicidad y de pobreza. Reconocimiento, amor y gratitud para su predecesor: actitud eucarística y fraterna. El Papa Francisco se ha referido a sí mismo solo como obispo. Y particularmente obispo de la Iglesia de Roma que preside en caridad todas las Iglesias: Signo de colegialidad auténtica, en su misión de presidir todas las Iglesias en la caridad.

El Papa nos ha exhortado a la oración recíproca: los unos por los otros.
Antes de bendecir a los fieles, el Papa ha pedido un favor: la oración de sus hermanos y hermanas para implorar la bendición de Dios sobre él. Y expresivamente ha llamado a esta oración “la plegaria del pueblo”: Ha sido un signo de profundo compartir y reafirmación de la verdadera naturaleza de Iglesia, como Iglesia total (es decir, ante todo el Pueblo de Dios, la unidad precede a la distinción) e Iglesia de comunión (servicio reciproco, también los unos hacia los otros).

Pienso que a todos nos ha conmovido el momento en el que el Papa se ha inclinado para recibir la bendición de Dios, implorada por la intercesión de todos sus hermanos y hermanas: signo concreto de humildad, simplicidad y reconocimiento de la igual dignidad humana y cristiana. Solo después de recibir la bendición de Dios y de sus hermanos, ha bendecido a todos, urbi et orbi.
El nombre de Francisco: como el reconocimiento de la llamada del Señor a reparar la casa, por medio del carisma de Francisco y de su espiritualidad, en el conformarse a Cristo plenamente. ¡Este Papa jesuita, nos ha ofrecido signos muy concretos de un auténtico franciscano!

Y hoy en su primera homilía, nos ha dejado tres “mandatos”: caminar, edificar confesar. Confesar a Cristo crucificado. Enseguida me ha venido en mente el artículo 10 de nuestras Constituciones. Quizá algunos hermanos y hermanas no lo han leído. Os invitamos a todos a releerle con mucha atención.

Que su nombre y este inicio de su pontificado, sean signo y programa de la vigorosa recuperación de una Iglesia, toda evangélica y apostólica, que dé la preferencia al pobre y a los hermanos, una Iglesia arraigada en el Señor Jesús, sine glossa, como la sentía y la vivió Francisco de Asís.

Los franciscanos seglares, tenemos un fuerte deber: sostener al Papa con toda nuestra fuerza, con la oración, el testimonio de la propia vida y en la acción valerosa y decidida.

Que Dios, nuestro Padre, colme de bendiciones y de su gracia al Papa Francisco.

En nombre de la Presidencia del CIOFS
Encarnación del Pozo, OFS
Ministra general

VIA CIOFS

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

De la visita de San Francisco de Asís a España, ocurrida hace ocho siglos exactos

Oracion a Francisco de Asis por el papa Francisco