in ,

¡Busquemos la paz, hagamos el bien!

¡Busquemos la paz, hagamos el bien!

Familia Franciscana, constructores de paz y de bien

Paz y Bien, queridos hermanos y hermanas:

Reciban el saludo de Jesús con nosotros: ¡La paz esté con ustedes!

Como Familia Franciscana vemos y vivimos nuestra realidad con dolor, conociendo y experimentando el sufrimiento que provoca la violencia en nuestro país. Los cientos de miles de víctimas de la inseguridad son para nosotros una interpelación de nuestra vocación franciscano-clareana.

Creemos que en este momento crítico, en el que muchas estructuras sociales y políticas se han colapsado, estamos llamados a reavivar con ilusión las palabras del Señor: Francisco, repara mi Iglesia. Estas palabras nos comprometen a construir una sociedad más justa, próspera y en paz, reconociendo que los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo (GS 1).

Siendo miembro del pueblo de Dios, queremos discernir e interpretar, con la ayuda del Espíritu Santo, los múltiples signos de nuestro tiempo y valorarlos, a fin de que la dignidad de la persona sea reconocida y el bien común sea alcanzado. La imagen de Francisco de Asís frente al lobo de Gubbio (cf. Fl XXI) nos invita a vivir firme y confiadamente comprometidos, en realizar la justicia y trabajar por la paz en los diversos ámbitos donde nuestra vida evangélica está presente. Nuestra identidad de ser hermanos nos alienta a promover la fraternidad, como un medio eficaz de transformación de la existencia humana y de las relaciones con los otros, abriendo a los hombres a la solidaridad y a la reciprocidad. Hoy, la Buena Nueva para nosotros es Dios clamando la salvación para los otros, para los que sufren injustamente, para las víctimas y los vencidos de nuestra historia.

Los atentados a la familia, a la niñez, a las mujeres y la juventud, la injusticia e iniquidad, la corrupción e impunidad, la violencia, el narcotráfico, los asesinatos y desaparecidos, la inseguridad y la extorsión, son situaciones que nos invitan a reconstruir nuestro tejido social. Además, el proceso electoral del 1 de julio de 2018 será un momento de gran intensidad para repensar nuestro actuar como ciudadanos comprometidos con el Reino. Desde un espíritu solidario lleno de humanidad, queremos proclamar que Dios es nuestro protector, nuestro custodio y nuestro defensor y que todas las situaciones que vivimos nos hacen reconocer su presencia en medio de nosotros y buscar mantenernos firmes en la fe (cfr. 1 Cor 16, 13).

Nos sentimos profundamente llamados a experimentar la esperanza del Señor, acompañando y caminando con nuestra gente, buscando ser testigos con nuestro carisma de la unidad, la paz y el amor del Dios de la Vida. Desde esta vivencia de fe y unidos como hermanos de una misma familia, queremos proclamar el 2018 como un Año por la Paz en México. Iniciando un camino de oración y de penitencia, de memoria y de reflexión y sobre todo de acción. A ejemplo de Francisco y Clara de Asís asumimos la tarea de buscar la paz y hacer el bien, siendo los constructores del Reino que las situaciones de hoy demandan.

Serán varias las actividades que iremos realizando a lo largo de este año. En un primer momento te invitaremos a las jornadas de oración que las hermanas Clarisas irán realizando en nuestro país en este año. Cada dos meses iremos publicando un tema de reflexión para su lectura personal. Además, proponemos una oración franciscana por la paz y la oportunidad de sumar a un ramillete espiritual uniendo nuestra voz en una misma plegaria. A lo largo del año nos encontraremos como Familia Franciscana en diversos puntos del país para realizar una acción concreta por la paz. Te invitamos a visitar nuestro blog: http://coframex.blogspot.mx/ y fanpage: https://www.facebook.com/infocoframex/  para conocer más datos sobre estas actividades.

Con la confianza puesta en el Señor, imploramos la intercesión de Santa María de Guadalupe, Reina de la Paz, para tener la valentía y la fortaleza de ser constructores de un México más digno y en paz.

Cd. de México, 1 de enero de 2018.

Solemnidad de Santa María, Madre de Dios.

Fraternalmente

Sor Griselda Quiroz, OSCUrb
Sor Lourdes García, OSCCap
Sor Guadalupe Sainz, OSC
Hna. María Esther Pérez, OFS
Hno. Ángel de la Rosa, OFS
Fr. Mario Castro, OFMConv
Fr. Armando Vázquez Soto, OFM
Fr. Mauricio Alarcón, TOR

Fr. Néstor Wer, OFMCap

PRESIDENTE COFRAMEX

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

La Asamblea de Capuchinos aborda la crisis de la vida religiosa.

Sabiduría de un pobre. I