in ,

Breve reflexión espiritual del Jueves. Por Javier Guillen, ofs

Paz y Bien!

 

Que te quede más claro que el agua clara, que tú no eres fruto de la casualidad, eres fruto del Amor de Dios, que te pensó y te amó desde toda la eternidad, desde siempre y para siempre!

 

Y por eso, así como una madre lleva a sus niños en brazos y los consuela, así hace tu Dios contigo! (como bien nos dice el profeta Isaías) En todo momento, y cuando más lo necesitamos, como haría una madre, más está ahí tu Dios para consolarte! Su Espíritu de consolación inunda la tierra. Podemos decir que el Padre creó el mundo, que el Hijo lo redimió, y que ahora vivimos el tiempo del Espíritu Santo! Espíritu de consolación, de amor y de paz que ha sido derramado en nuestros corazones; no dejes de invocarlo para que aflore en tu vida, pues Él siempre acude cuando se le invoca! Dios es fiel!

 

Le pido a nuestra Madre, templo del Espíritu Santo, que ruegue por ti, mi hermano/a, para que siempre veas las cosas con los ojos del Espíritu Santo de Dios.

 

«Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo Padre de misericordia y Dios de todo consuelo; él nos consuela en todas nuestras luchas, para poder nosotros consolar a los que están en toda tribulación, mediante el consuelo con que nosotros somos consolados por Dios. Porque si es cierto que los sufrimientos de Cristo rebosan sobre nosotros, también por Cristo rebosa nuestro consuelo.» (2 Corintios 1, 3-5)

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Meditación sobre San Pablo por Javier Guillen, ofs

Capitulo provincial de los Frailes Menores en Argentina