in

Bodas de Oro sacerdotales del P. Graciano Zanín OFMConv

10428El Bolsón (Río Negro) (AICA): El P. Graciano Zanin, franciscano conventual de 76 años residente en El Bolsón desde 2008, cumplió 50 años de vida sacerdotal. Para celebrarlo, la comunidad de El Bolsón preparó una fiesta en la que hubo baile, canto y teatro. Participaron no sólo los franciscanos y los sacerdotes del convento agustino de la localidad, sino también personas llegadas desde otros puntos del país que dedican parte del verano a misionar en la zona. El padre Zanin nació en Udine, capital de la región italiana de Friuli, el 23 de febrero de 1937. Llegó a la Argentina hace 54 años y recibió el orden sacerdotal el 4 de enero de 1964.

El padre Graciano Zanin, franciscano conventual de 76 años residente en la localidad patagónica de El Bolsón, cumplió 50 años de vida sacerdotal.

Para celebrar las Bodas de Oro sacerdotales, la comunidad de El Bolsón preparó una fiesta en la que hubo baile, canto y teatro. Participaron no sólo los franciscanos y los sacerdotes del convento agustino de la localidad, sino también personas llegadas desde otros puntos del país que dedican parte del verano a misionar en la zona.

El padre Zanin nació en Udine, capital de la región italiana de Friuli, el 23 de febrero de 1937. Llegó a la Argentina hace 54 años y recibió el orden sacerdotal cuatro años después, el 4 de enero de 1964. Vive en El Bolsón, provincia de Río Negro, desde el año 2008.

En estos momentos se dedica a acompañar a los grupos de misioneros que venidos desde diversos puntos de la Argentina visitan la localidad. Este año son cinco grupos. Desde la provincia de Buenos Aires llegaron para compartir la vida y el Evangelio con las personas de Mallín Alto, mientras que desde Catriló, La Pampa, hicieron lo propio en los barrios Esperanza y Los Hornos.

Por otra parte, un grupo de unos 50 universitarios del Opus Dei realizan trabajos de limpieza y construcción en instalaciones de la Iglesia y del Estado destinadas a fines sociales. Además, hay un grupo misionando en La Rinconada de Nahuel Pan, en zona mapuche, y el 20 de enero llegaron unos matrimonios desde Lincoln.

El padre Zanin cuenta que tuvo un tío franciscano que fue el encargado de casar a sus padres y que desde que él nació les decía “este es para mí”. Aquel sacerdote murió en un bombardeo en Istria, Italia, en 1944, por salvar el Santísimo Sacramento. Cuando sintió las explosiones ingresó al templo para sacar del altar las hostias consagradas y una bomba le cayó encima. Esta experiencia quedó en la memoria del pequeño Graciano. Al terminar la primaria, e incluso antes, ya decía que quería ser fraile franciscano y sacerdote. Así, empezó la formación, hasta la decisión final.

Graciano asegura que la vida dedicada al servicio es lo más grato de estos 50 años de sacerdocio. Cumplió funciones muy diversas: fue superior provincial de su Orden, encargado de la formación inicial de los ingresantes y también de los que ya habían hecho votos. Además, se desempeñó como párroco en José León Suarez (provincia de Buenos Aires) durante 14 años, en distintas épocas.

En el tiempo en que daba clases en el Centro de Estudios de Teología y Filosofía (CEFyT) de los padres claretianos, conoció a Juan José Chaparro, quien fue su alumno y ahora es el obispo de San Carlos de Bariloche, en cuya jurisdicción eclesiástica se ubica la localidad de El Bolsón.+

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

DIA DE LA VOCACIÓN FRANCISCANA

El Parlamento Europeo acoge una muestra sobre la peregrinación de Francisco de Asís a Santiago