in , ,

Bergoglio: tutelar el trabajo es un derecho fundamental

620e49953fAudiencia al Pontificio Consejo Justicia y Paz: el Pontífice elogia la “Caritas in veritatis” de Ratzinger. «El crecimiento de las desigualdades pone en riesgo la democracia»

IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

El trabajo es un «derecho fundamental» que no puede ser considerado como «una variable que depende de los mercados financieros y monetarios» y «el crecimiento de las desigualdades y de la pobreza ponen en riesgo la democracia incluyente y participativa». Fue lo que dijo Papa Francisco en el discurso que pronunció a la plenaria del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Fue una ocasión para elogiar, en el quinto aniversario de la publicación de la encíclica “Caritas in veritate”, la carta de Benedicto XVI (2009), documento «fundamental» para la «evangelización social».

«Uno de los aspectos del actual sistema económico es la explotación del desequilibrio internacional en los costes del trabajo, que afecta a miles de millones de personas que viven con menos de 2 dólares al día», dijo Papa Francisco leyendo el texto preparado para la ocasión. «Tal desequilibrio no respeta la dignidad de los que alimentan la mano de obra a bajo precio, sino destruye fuentes de trabajo en las regiones en las que es más tutelado. Se plantea, pues, el problema de crear mecanismos de tutela de los derechos del trabajo, además del ambiente, en presencia del aumento de una ideología consumista que no demuestra ninguna responsabilidad hacia las ciudades ni hacia la creación. El aumento de las desigualdades y de la pobreza ponen en riesgo la democracia incluyente y participativa, que presupone siempre una economía y un mercado que no excluyan y que sean equitativos. Se trata, entonces, de vencer las causas estructurales de las desigualdades y de la pobreza. En la Exhortación apostólica “Evangelii gaudium” –prosiguió el Papa argentino– quise señalar tres instrumentos fundamentales para la inclusión social de los más necesitados, como la instrucción, el acceso a la asistencia sanitaria y el trabajo para todos. En otras palabras, el Estado de derecho social no debe ser desmantelado y, en particular, el derecho fundamental al trabajo. Esto no puede ser considerado una variable que depende de los mercados financieros y monetarios. Es un bien fundamental con respecto a la dignidad, a la formación de una familia, a la realización del bien común y de la paz. La instrucción y el trabajo, el acceso al bienestar para todos, son elementos clave tanto para el desarrollo y la justa distribución de los bienes como para alcanzar la justicia social, como para pertenecer la sociedad y participar libre y responsablemente la vida política, entendida como gestión de la “res publica”. Visiones que pretenden aumentar la rentabilidad, a costo de la resticción del mercado del trabajo que crea nuevos excluidos, no son conformes con una economía al servicio del hombre y del bien común, con una democracia incluyente y participativa».

El Papa subrayó el problema que surje de los perennes «desequilibrios entre sectores económicos, entre remuneraciones, entre bancas comerciales y bancas de especulación, entre instituciones y problemas globales: es necesario mantener viva la preocupación por los pobres y la justicia social»; esta exige, «por una parte, profundas reformas que prevean la distribución de la riqueza producida y la universalización de mercados libres al servicio de las familias, y, por otra, la redistribución de la soberanidad, tanto a nivel nacional como a nivel supranacional».

Papa Francisco, presentado por el cardenal Peter Turkson, presidente de Justicia y Paz, comenzó y concluyó su discurso refiriéndose a la “Caritas in veritate” de Benedicto XVI: la plenaria «coincide –dijo el Papa– con el quinto aniversario de la promulgación de la Encíclica “Caritas in veritate”. Un documento fundamental para la evangelización en ámbito social, que ofrece preciosas indicaciones para la presencia de los católicos en la sociedad, en las instituciones, en la economía, en la finanza y en la política. La “Caritas in veritate” llama la atención sobre los beneficios pero también sobre los peligros de la globalización, cuando no es orientada hacia el bien de los pueblos».

Via Vatican Insider

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Los niños acusados de ser brujos.

Carta del General de los Capuchinos.