in , , ,

Belén, misterio que despierta y cura

Hoy iniciamos el 8 día del Camino de Navidad….

“No carece esta visión de sentido puesto que el niño Jesús, sepultado en muchos corazones en el olvido, resucitó por su gracia… y su imagen quedó grabada en los corazones enamorados” (1Ce 86)

“…El ejemplo de Francisco, contemplado por las gentes del mundo es como un despertador de los corazones dormidos en la fe de Cristo, y el heno del pesebre se convierte en medicina milagrosa” (LM 10,7)

Te invitamos a despertar lo dormido

Esta manera de celebrar el Misterio de la Navidad no deja a las personas intactas, actúa como un despertador de lo que está dormido, adormecido, en nuestra vida.

Queremos que el niño de Belén encuentre en nuestro corazón un pesebre, humilde, cálido, con nuestras fortalezas y debilidades, nuestras pasiones y amores, nuestra entrega y por ello nos predisponemos a dejarnos transformar “despertar”

  • Nuestra capacidad de agradecer
  • Nuestra capacidad de admiración y asombro
  • Nuestro servir al hermano, especialmente al desvalido (pobre, enfermo, migrante…)
  • Y vivir desde la confianza

Por ello te decimos, niños de Belén, Dios con nosotros, toma nuestra vida y transfórmala, toma nuestro corazón y hazlo latir al compás de la navidad, toma nuestra familia y que nazco a una nueva navidad. Por ello vamos a fortalecer nuestra oración en lo cotidiano del día.. de esta mañana…

De que forma lo hacemos … transformando nuestro corazón en oración. Para ello iniciamos con la señal de la cruz y vamos haciendo de nuestro día una oración… y comenzamos por lo que tenemos frente a nuestros ojos… diciendo

Gracias Señor por…. Que es signo de tu creación….Gracias Señor por…. Que es signo de tu amor… y así continuamos el día haciendo de cada momento una oración silenciosa, del corazón…. Cada Gracias Señor se convertirá en heno fresco.. en Calor… en ternura… en vida….

Déjate admirar y asombrar por lo que tienes frente a tus ojos… sea una foto, un cuadro… tu ser amado.. tus hijos… tu vida… tu desayuno, fruto del trabajo del hombre.. de muchos hombres que hicieron que lo que tienes frente a ti esté allí con trabajo, dedicación tiempo, esfuerzo, honestidad…

Déjate admirar y asombrar por las personas que hoy te vas a cruzar por el camino a tu trabajo, a tus estudios, a tu parroquia, con aquellas que te cruzas cuando salís a comprar el pan, la comida…

Déjate admirar por el Dios con nosotros presente en cada ser creado.

Al Caer el sol te invitamos a curar lo herido y reflexionar al final, en casa, en la mesa con los que queremos o en nuestra realidad de soledad estas ideas que siguen y preguntarnos…

“Quiero contemplar de alguna manera con mis ojos lo que sufrió en su invalidez de niño” (1Ce 84)

En este ejercicio que hizo Francisco hay una invitación a acogernos en nuestra debilidad, esas zonas de nuestra vida ensombrecidas, negadas: afectividad, límites físicos, psíquicos, la fragilidad, el pecado. Dejar que Dios en esas zonas pueda ser Dios con nosotros.

En acoger mi propia debilidad está el aceptar la debilidad del otro y el ser capaz de reconocer en los débiles “pobres” de nuestro mundo, hermanos a los que hacerme cercano.

Desde aquí también nos vienen preguntas sobre nuestra manera de mirarnos y de mirar el mundo. Qué proceso vamos haciendo para curar las heridas que la vida nos produce, cómo retejemos las relaciones rotas o dañadas, cómo afrontamos el despojo de la enfermedad, del fracaso. Qué opinión nos merece los problemas de nuestro mundo, cómo nos interesamos por lo que ocurre un poco más allá de la puerta de nuestra casa.

¿Cuáles son los mayores enemigos de nuestra Navidad?¿Quiénes nos ayudan a vivirlo?

¿Qué recuerdos, imágenes alimentan mi experiencia de fe? Recuerda alguna celebración de Navidad que haya sido significativa para ti

¿Cómo podemos revivir este año el gozo de la Navidad?

¿Hoy, en esta navidad, a qué debería despertar en mi vida si de verdad celebro el misterio del niño de Belén?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Navidad, es la alegría que desafía nuestro vivir

Mi alma canta la grandeza del Señor