in ,

‘Un kilo de azúcar por un kilo de basura’, una iniciativa que ha dado futuro a un estado de India

Douglas ha creado el proyecto 'un kilo de azúcar por un kilo de basura' / Asia News

Le preocupaba que sus vecinos no tuvieron un futuro, pero también el desarrollo ambiental sustentable de su país, porque consideraba que era “una necesidad urgente de la época”. Por este motivo, el ambientalista del Estado de Goa en India, John Douglas Coutinho, creó el proyecto ‘un kilo de azúcar por un kilo de basura’. Con el que ha logrado poner en marcha una serie de propuestas que han dado un futuro a los niños de su barrio. A cambio de la recolección de un kilo de basura seca, se recibe de regalo un kilo de azúcar.

El proyecto comenzó con dos empleados que se encargaban de ir puerta a puerta para conseguir basura. Sin embargo, hoy cuenta con más de cien personas trabajando para esta labor humana y ambiental. De hecho, ha creado diversos proyectos por los que ha mejorado la vida de miles de personas, tal y como recoge Asía News.

Proyectos dedicados a la gente de su barrio

La primera iniciativa que quería lograr Douglas era crear un centro que albergara a madres e hijos de su barrio con pocos recursos. Por ello, Douglas donó mil rupías (4.000 euros) destinados a reestructurar un centro abandonado. El edificio en el que se hospedarían los niños era inseguro estructuralmente.

Unos meses después, gracias al trabajo de este ambientalista, el edificio es un lugar seguro para dieciséis personas, entre las que se encuentras madres y sus hijos. Tiene incluso electricidad.

Por otra parte, con el objetivo de darles un futuro a estos jóvenes, contrató a una serie de docentes para dar cursos de corte, bordado y confección. El curso dura seis meses y se supera siempre y cuando los alumnos hayan asistido al 80% de las clases y hayan aprobado el examen final.

Sin embargo, la generosidad de Douglas va más allá de estas dos iniciativas. Y es que ha logrado renovar el círculo de encuentro de la gente de su barrio, conocido como el club de Chandor.

Este centro se encontraba en muy malas condiciones, así que este ambientalista recaudó 7,7 millones de rupías (más de cien mil euros). Con ello ha construido dentro del club,  un restaurante, un campo de badmiton,  una piscina, un gimnasio y una sala de recreación con una mesa de billar.

Reconocimiento a su labor humana

El infatigable activismo del ambientalista Douglas ha sido reconocido porla administración de su distrito. Así a fines de abril, fue premiado con el Goa Pollution Control Board.

En este sentido, Douglas ha asegurado que su contribución “debe trascender las barreras sociales, económicas y religiosas. Al centro de los derechos humanos está la convicción de que todos deben ser tratados con dignidad y a la par. Todavía más importante: tenemos sólo un mundo, uno. Podemos desarrollar los planes más grandes del mundo, pero si no cuidamos lo creado, no tendremos un ambiente del cual gozar. Estamos destruyendo la naturaleza, que es un don precioso y del cual somos meros custodios”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

12 recomendaciones para poner la Laudato Si en acción en nuestra familia.

El Papa pide la expulsión de los obispos por casos de abusos sexuales