in ,

Así se prepara Belén para la Navidad con los Franciscanos de Tierra Santa

Se acerca la Nochebuena, el día de la Navidad, y Belén – lugar que hace algo más de 2 mil años fue testigo del acontecimiento del nacimiento del Hijo de Dios -, se prepara para recibir un gran número de peregrinos procedentes de varias partes del mundo.

El Padre Enrique Segovia, franciscano guardián de la comunidad de Belén, en entrevista difundida por la Asoción Pro Terra Sancta – institución sin ánimo de lucro a cargo de los Santo Lugares -, comentó cómo la comunidad franciscana presente en Belén se prepara para acoger a los fieles que todos los años llegan a la Basílica de la Natividad, custodiada por los Franciscanos de Tierra Santa.

«En Belén todo el año es Navidad (…), pero en este periodo aún más: como franciscanos debemos estar preparados para recibir espiritualmente a los peregrinos», indicó.

En la Basílica de la Natividad, junto con los católicos, conviven otras dos confesiones cristianas: los greco-ortodoxos y los armenios ortodoxos; y las celebraciones del Nacimiento de Jesús tienen lugar para cada una en días diferentes: la noche del 24 de diciembre para los católicos; luego la celebran los griego ortodoxos el día 6 de enero, y posteriormente los armenios ortodoxos.

Sobre ello también ha comentado el Padre Segovia: «La relación entre nosotros es pacífica y serena, y el objetivo de todos es dar la bienvenida a los peregrinos».

El fraile también ha destacado cómo ha venido en aumento el número de peregrinos en Belén, que no tenía tan abundante flujo de fieles, pero hoy llegan personas de todas partes del mundo.

Acceso a la Gruta de la Natividad, Basílica de la Natividad, Belén / Foto: Gustavo Kralj.

«La gente tenía miedo debido a la situación política, pero ahora los números han aumentado considerablemente», comentó para añadir que ahora, sobre todo por el tiempo del a Navidad, «la ciudad se convierte en una ventana desde la cual podemos mirar a los muchos peregrinos de diferentes países y nacionalidades para comprender que todos somos una familia».

Para el guardián franciscanos de la comunidad de Belén, la Navidad en el lugar donde nació el Hijo de Dios, es también espacio para «encontrase con Jesús en el otro», por eso invita a los cristianos de la ciudad, e igualmente a los peregrinos, a acercarse a las realidades de muchos que pasan dificultad, ya sea con los discapacitados del Hogar Niño Dios, que es una de las obras sociales apoyadas por la Asociación Pro Terra Sancta; o acercándose a los huérfanos de la Casa del Fanciullo, o los niños que ingresados en el Hospital de bebés de Cáritas, entre otras; que son hoy imagen del Niño Jesús recostado en un pesebre.

«Sin el apoyo y la generosidad de las personas no podríamos ayudar a los niños, los ancianos y los necesitados», comentó el Padre Segovia.

La presencia de los Franciscanos de la Custodia de Tierra Santa en Belén data del año 1347 cuando el sultán confió la propiedad de la basílica y de la Gruta de la Natividad a los frailes; una custodia que desde el siglo XVI es compartida con los greco-ortodoxos y los armenios ortodoxos.

Con información de proterrasancta.org

Via GP

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Volver a Belén

El Papa nombra franciscano cómo Arzobispo de Santiago de Chile.