in , ,

Así son las leyes que tienen que cumplir los cristianos en territorio conquistado por el ISIS

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha recibido un documento con las once normas que los cristianos, que viven en la ciudad siria de Al-Qaryatayn en la zona de Damasco, tienen que cumplir para conservar su dinero, practicar su religión y salvar sus vidas.

En este comunicado, que recoge el diario Actuall, y cuyo autor fue el fallecido líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, se establece las siguientes condiciones:

  • Queda prohibido mostrar una cruz o un libro de tipo religioso en la esfera pública musulmana, así como altavoces para llevar a cabo su oración.
  • Queda prohibido construir una iglesia, un monasterio o una ermita.
  • Queda prohibido hacer escuchar a un musulmán cualquier meditación u oración de sus libros sagrados, así como el ruido de las campanas, cuyo sonido no podrá traspasar las paredes de sus iglesias.
  • Queda prohibido atentar contra el Estado islámico escondiendo a un espía o una persona perseguida por la justicia. Si llega a oídos de un cristiano la noticia de cualquier conspiración contra los musulmanes deberá transmitir inmediatamente la información a la autoridad competente.
  • Queda prohibido tener un arma.
  • Queda prohibido vender carne de cerdo o vino a los musulmanes de forma privada o en sus mercados.
  • Queda prohibido beber vino en público.
  • Queda prohibido mostrar públicamente, y bajo ninguna circunstancia, su culto y rituales.
  • Queda prohibido denigrar todo lo que pertenece a la religión musulmana.
  • Es obligatorio presentar el pago de la jizya (o sea, el impuesto religioso al que están sujetos los no musulmanes bajo la ley islámica), de 4 dinares de oro al año (unos 480 euros) para los más ricos, la mitad para las clases medias, y la cuarta parte para los más pobres.
  • Es obligatorio para los cristianos enterrar a sus muertos en sus cementerios.
  • Es obligatorio para los cristianos respetar las reglas impuestas por el “Estado islámico”, vestir modestamente y seguir las normas relativas a la compra y venta.

Además, en la conclusión de este documento reza: “Si cumplen con estas condiciones, los cristianos tienen seguro su tierra, su dinero y su alma. Además, ninguno de ellos va a ser castigado bajo un pecado cometido en otro asunto”.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Francisco: «Todos estamos llamados a convertirnos en escritores vivientes del Evangelio»

Los cristianos de Alepo piden la liberación de dos obispos secuestrados durante el conflicto sirio