in ,

Así fue el emotivo gesto del Papa con una niña que está a punto de quedarse ciega y sorda

Francisco cumple el deseo de la pequeña Lizzy / Entorno Inteligente

La pequeña Lizzy, una niña estadounidense de tan sólo seis años, padece el Síndrome de Usher, un extraño trastorno genético que le provocará ceguera y sordera en los próximos años

Pero esta pequeña tenía un gran deseo antes de perder la visión: poder ver al Papa Francisco. Este miércoles su sueño se ha podido cumplir.

Y es que Lizzy, que vive en Ohio (EEUU), pudo asistir junto a su familia a la audiencia general que el Santo Padre ofreció este miércoles en la Plaza de San Pedro del Vaticano, gracias a la generosidad de una compañía aérea turca. El resto ya fue cosa de Francisco.

Al enterarse de la presencia de esta niña el Papa quiso conocerla. Por ello, el Pontífice fue hacía ella y bendijo los ojos de la pequeña, le acarició la cara y le regaló un Rosario. Por su parte, Lizzy, que se mostró muy tímida, le agradeció su sorpresa  con una emotiva sonrisa.

Además, los padres de la pequeña aprovecharon el viaje a Roma para mostrar a Lizzy la belleza que ofrecen las obras de arte de esta ciudad para que siempre permaneciera en su memoria.

Movimiento solidario por la pequeña

La intención de los padres de Lizzy de cumplir el deseo de su hija y viajar al Vaticano para conocer al Papa antes de que la pequeña perdiera la vista, fue recogida por los medios de comunicación de todo el mundo.

El sueño de la pequeña generó tanta expectación que se puso en marcha un movimiento solidario que terminó con la invitación a toda la familia de Lizzy a la audiencia general del Papa Francisco.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

¿Hacia la unidad de la familia franciscana?

El poderoso gesto de la visita del Papa a Lesbos. Un llamado de atención para un mundo adormecido.