in ,

El Arzobispo de Portoviejo cree que “la hospitalidad y la misericordia” pueden vencer el desánimo tras el terremoto de Ecuador

Télam 18/04/2016 Manta, Ecuador:Imagen que muestra la destrucción en Manta, Ecuador, el 17 de abril, un día después de un fuerte sismo de 7,8 grados de magnitud sacudió el país.El número de víctimas del gran terremoto en Ecuador se elevó el domingo a272 muertos y 2.068 heridos, además de un número indeterminado de desaparecidos.Foto: AFP/Luis Acosta

El Arzobispo de Portoviejo (Ecuador), Lorenzo Voltoni, ha señalado que el lema de su plan pastoral para hacer frente al dolor tras el terremoto que asoló a Ecuador hace unas semanas, es la “hospitalidad y misericordia”. Y ha asegurado que “es lo más adecuado para vivir y superar la tentación del desaliento”.

Voltoni ha explicado que el terremoto ha sido “un gran trauma para todos”, pero sobre todo “para las muchas familias que han perdido a sus seres queridos. La tragedia, el dolor y la muerte nos han llegado a todos sin pre aviso. Durante días nos hemos quedado aturdidos, incrédulos, con el miedo de alguna noticia trágica más”.

Por otra parte, el Arzobispo ha detallado que muchas casas han sufrido daños severos, pero también “muchas iglesias”, de las cuales, “algunas no tienen posibilidad de recuperación y tendrán que ser destruidas por completo. Otras tendrán que ser aseguradas, pero con grandes costos”.

A pesar de esta situación de “sufrimiento”, el arzobispo de Portoviejo ha insistido en que la “Iglesia ha ayudado a las personas sin hogar y ha distribuido agua y alimentos a los más necesitados”.. De hecho, la casa del obispo, que resistió al terremoto, se ha transformado en un hospital, tal y como informa Agencia Fides.

Así ha continuado el Arzobispo, “los primeros en ponerse a descargar fueron los sacerdotes, los párrocos de la ciudad de Portoviejo, luego llegaron los voluntarios también. El ejemplo de los muchos sacerdotes ha sido bonito y valiente. En la mayoría de las ciudades pequeñas, los párrocos han sido y lo siguen siendo, los organizadores reales de las ayudas, incluso antes de la llegada del estado. La red de catequistas y mensajeros conoce muy bien las necesidades y sabe quiénes están en la indigencia, por lo que nuestra ayuda, como Iglesia, llegó sin hacerse esperar y sin acaparamientos. Los voluntarios han sido realmente buenos y eficaces”.

El Arzobispo también ha destacado el papel desempeñado por la organización estatal. “Ha proporcionado luz, medios para la eliminación de los desechos, evaluaciones sobre la estabilidad de los edificios”, ha afirmado Voltoni.

Por último, el Arzobispo de Portoviejo ha pedido ayuda para la reconstrucción de Ecuador. “Os necesitaremos cuando comenzamos la reconstrucción, que no será sólo de columnas, ladrillos, cemento, sino de familias, comunidades, parroquias, nuevas relaciones humanas, nacidas en el estilo y las necesidades del Evangelio”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Cine para niños. El gran cambio de Violeta

Francisco insta a las autoridades internacionales que respondan a la violencia que se vive en Irak y Siria