Ser peregrinos que se encarnan en la tierra y en la vida. La experiencia en Tierra Santa de 30 chicos de la Escuela Montini de Milán.