in , ,

Andrea Tornielli: «Para un sector organizado, el Papa no hace nada bien

2142427w620ROMA.-No es cosa de todos los días escribir un libro-entrevista a un papa. Y ahora a Andrea Tornielli, prestigioso vaticanista italiano de 51 años y padre de tres hijos, no para de sonarle el teléfono: medios de todo el mundo quieren saber cómo fue eso.

El nombre de Dios es misericordia, su libro-entrevista con Francisco sobre un tema central de su pontificado, la misericordia, salió a la venta esta semana luego de ser presentado en Roma con la atípica presencia de Roberto Benigni, el director, actor y cómico italiano que saltó a la fama con La vida es bella.

En un lanzamiento mundial, el libro fue editado en 86 países. Director de Vatican Insider, sitio de información especializada de La Stampa y autor de unos 60 libros, en una entrevista con LA NACION Tornielli contó cómo se gestó lo que seguramente será un best seller mundial. Al ser consultado sobre las evidentes resistencias al pontificado reformista de Francisco, por otra parte, destacó la existencia de un movimiento organizado que lo ataca sistemáticamente. «Lo que a mí me sorprende es que todos los días encuentran algo para poder criticar. Para este movimiento el Papa no hace nada bien, cualquier cosa que diga o que haga», afirmó.

-¿Cómo nació la idea del libro?

-Cuando el Papa anunció que convocaba un Jubileo Extraordinario de la Misericordia pensé que sería bueno poder tener una conversación con él sólo acerca de este tema, haciéndolo hablar sobre su experiencia de misericordia, el porqué de la importancia de la misericordia en su vida y el rol que había tenido en su sacerdocio y episcopado. Entonces le escribí, le propuse un diálogo acerca de esto. Al principio no me dijo ni que sí ni que no, quería entender de qué se trataba y ver el resultado. Finalmente lo hicimos y debo decir que le gustó.

-¿Cuánto duró la entrevista?

-No mucho, sólo una tarde, dos o tres horas. Fue en Santa Marta, al regresar del viaje a Ecuador, Bolivia y Paraguay, en julio pasado. Aunque después hubo mucho trabajo de intercambio de textos a través del correo electrónico y de algún llamado telefónico para ajustes y algunas correcciones.

-¿Qué es lo que más lo impactó de ese encuentro?

-Dos cosas. La primera es la delicadeza, la ternura, con la que el Papa habla de las personas, de las situaciones. Por ejemplo, cuando cuenta de la madre de familia que se prostituía, que una vez le dijo «gracias» porque siempre la había llamado «señora». La segunda es que de sus respuestas emerge el rostro de un Dios que hace de todo para salir al encuentro; un mensaje muy lindo, vibrante, positivo.

-¿Cree que el Papa logrará transmitir su mensaje de misericordia y su visión de Iglesia que no está para condenar, sino para curar heridas? Porque, más allá de su popularidad, enfrenta una fuerte resistencia interna…

-Creo que es muy necesario este mensaje de misericordia, que hace falta una Iglesia que sea próxima, que sepa abrazar. El Papa logrará transmitir su mensaje de misericordia si sacerdotes y obispos y los propios cristianos empiezan a tomar en serio sus palabras y a ponerlas en práctica. Porque las resistencias, en la curia y en la Iglesia, las tuvieron todos los papas de los últimos 70 años, por lo que no son una novedad.

-Pero en los últimos meses sucedieron cosas que nunca antes se habían visto, como la carta que durante el sínodo pasado le escribieron 13 cardenales al Papa, desafiando su autoridad y casi acusándolo de manipulación.

-Cuando Pablo VI publicó la encíclica Humanae Vitae también hubo cartas con críticas fuertísimas. Pero, es verdad, en el sínodo hubo un momento de tensión. Y me parece que también existe un movimiento organizado que usa todos los medios, incluso Internet, para divulgar disenso y críticas al Papa. Lo que a mí me sorprende es que todos los días encuentran algo para poder criticar. Para este movimiento el Papa no hace nada bien, cualquier cosa que diga o que haga. Me sorprende mucho y esta insistencia habla a las claras de un prejuicio, porque después no tiene en cuenta lo que realmente dice y hace, sino que lo cierra en un cliché.

-Estas críticas diarias a Francisco, sobre todo en blogs que lo acusan de ser populista, ambiguo en cuanto a la doctrina y de estar desacralizando el papado, ¿pueden llegar a dañarlo?

-Cuando las críticas no son sinceras, sino hechas sobre la base de prejuicios, cuando se convierten en sistemáticas, incluso ridículas, por su insistencia y por su inconsistencia, al final se vuelven en contra de quienes las hacen.

Via La Nacion

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Arzobispo de Arequipa: Sería pecado gravísimo votar por un candidato a favor del aborto.

Francisco: “Los cristianos obstinados en el ‘siempre se ha hecho así’, pecan»