in ,

Abogados católicos en Argentina rechazan proyecto de ley de maternidad subrogada

La Corporación de Abogados Católicos de Argentina divulgó una declaración el pasado 21 de septiembre en la cual manifiestan su rechazo al proyecto de ley que autorizaría la maternidad subrogada en el país, esto es la contratación de mujeres para recibir embriones humanos en su vientre y vivir el proceso de gestación para luego entregar al niño o niños a quienes contrataron el servicio y serían reconocidos como padres. Los abogados católicos indicaron su oposición «con toda energía» al proyecto de ley que «repugna elementales principios morales, atenta contra el derecho fundamental del niño a su identidad y a nacer en el seno de una familia con un padre y una madre biológicos»

«La Cámara de Diputados de la Nación estaría por tratar un proyecto de ley que autorizaría el alquiler de vientres como receptores de embriones, a los efectos de su gestación hasta el nacimiento», indicó la declaración, reproducida por la agencia AICA. «Desde que se hizo posible la reproducción humana en el laboratorio, técnica llamada fecundación ‘in vitro’, se abrió un abanico de posibilidades en cuanto al tratamiento de los embriones así obtenidos, de ‘soluciones’ aberrantes de distinta gravedad, como ya se denunciara desde esta Corporación».

Los abogados indicaron que la posibilidad de la maternidad subrogada ya había sido descartada en la redacción del Código Civil y Comercial de la Nación y que en su momento reveló los intereses de «personas físicas, empresas diversas, firmas de la industria y del comercio» y «entidades que dicen dedicarse a la salud», los cuales promovían la inclusión de esta práctica en uno de los Códigos «más permisivos del mundo». El proyecto tendría entre sus finalidades permitir la adopción y concepción de niños en uniones distintas al matrimonio y la familia natural.

«Esta Corporación rechaza con toda energía este proyecto», declararon los Abogados Católicos, recordando el derecho del niño a su identidad y a nacer en el seno de una familia con sus padre y su madre biológicos. «Jamás un embrión, que no es una cosa sino un ser humano, puede ser objeto de un contrato, porque el contrato no puede tener un objeto ilícito. Ello también violenta los principios que surgen del Art. 15 de la Constitución, que excluye a la persona humana como objeto de un derecho subjetivo», concluyeron los juristas. «Tal sería este inescrupuloso experimento que se pretende que se convierta en ley, transgrediendo así las leyes de la naturaleza y claros principios constitucionales».

Con información de AICA.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Escrito por Redacción

Desastre total, se incrementa el uso de herbicidas en cultivos transgénicos.

Francisco de Asís: «SOY IGNORANTE E IDIOTA»