Los franciscanos en la frontera de India y Pakistan en una peregrinación de paz

Lahore (Agencia Fides) – Decir “no” a la guerra, llevar un mensaje de paz, pedir a los gobiernos de India y Pakistán que no involucren a los dos pueblos en un conflicto que sólo traería odio, dolor y destrucción. Con este espíritu, en una fase de alta tensión entre India y Pakistán, después del ataque en Cachemira y la reacción militar india, el 26 de febrero una delegación de frailes franciscanos capuchinos peregrinó a Gandha Singh, pueblo de Punjab, en la frontera entre India y Pakistán.

Benedicto Ayodi OFM Cap, presidente de la Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación de la Curia General de la Orden de los Frailes Capuchinos, llegó a Pakistán para seguir proyectos e iniciativas sobre temas como la gestión de conflictos, los derechos humanos, la reducción de la pobreza, la construcción de la paz y el diálogo interreligioso. Francis Nadeem OFM Cap, custodio de los Capuchinos de Pakistán y Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal para el Ecumenismo y el Diálogo Interreligioso, conocido promotor de la paz y la armonía interreligiosa en el país, dijo a la Agencia Fides: “El propósito de esta visita era enviar un mensaje de paz, hermandad, amistad, reconciliación y aceptación mutua a las naciones de la India y Pakistán.

Hemos elevado a Dios una oración para comprometernos por una paz duradera, hemos guardado silencio y hemos encendido velas para simbolizar nuestro compromiso y nuestra invocación al Altísimo”. Los frailes rezaron y distribuyeron a la gente presente en el pueblo la oración atribuida a San Francisco de Asís, que recita “Dios haznos instrumentos de tu paz”. Los franciscanos en Pakistán, dijeron, en este momento crítico de una posible escalada militar, “sienten una clara responsabilidad de no ceder a la violencia y de proponer una solución pacífica a la antigua cuestión de Cachemira, instando a la política, en Pakistán y en la India, a elegir el camino de la negociación y la confrontación y no el de las armas”.

¿Qué opinas?

Fray Michael Perry defiende la unidad entre justicia y caridad.

«Soy duro, no suelo llorar, pero con la Virgen sí»: la devoción mariana del Papa en «Ella es mi mamá»