in , , ,

Condenados a muerte, asesinados y encarcelados. Así es el genocidio de los cristianos en el mundo

Asia Bibi es una mujer pakistaní de 44 años, está casada, tiene cinco hijos, y está condenada a morir en la horca por un supuesto delito de blasfemia contra el profeta Mahoma. Pero, ¿cuál es el verdadero motivo? Asia Bibi es cristiana.

Como ella, existen en el mundo entre 100 y 150 millones de cristianos que sufren en su propia piel la persecución religiosa. Es el caso del pastor iraní que ha pasado más de cinco años en prisión bajo las acusaciones de hacer propaganda religiosa.

La historia de Asia Bibi se remonta en junio de 2009 cuando Bibi, trabajadora agrícola, decidió beber agua de un recipiente colocado en un pozo. El resto de mujeres, seguidoras del islam, acusaron a la cristiana de contaminar el vaso y convertirlo en impuro. Por ello, le exigieron que abandonara el cristianismo y que se hiciera musulmana, a lo que ella se negó.

Asia-Bibi
Asia Bibi acompañada de sus dos hijas

En su decisión, la cristiana dijo a sus compañeras que «Jesús murió en la cruz por los pecados de la humanidad» y preguntó a las mujeres musulmanas qué había hecho Mahoma por ellas. Tras escuchar estas palabras, las mujeres musulmanas acudieron al imán local, esposo de una de ellas, que presentó una denuncia ante la Policía por el delito de blasfemia. Y es que el artículo 295 del Código Penal de Pakistán pena con la muerte blasfemar contra el profeta del islam.

Desde entonces, Asia Bibi vive encarcelada. Sin embargo, en julio de 2015, la Corte Suprema de Pakistán suspendió la aplicación de la pena de muerte a la que había sido condenada la cristiana.

Además el veredicto de la corte paquistaní determinó que Bibi podía salir de la cárcel a la espera de una nueva vista, cuya fecha aún no se ha determinado, que revisará el juicio. Aunque la cristiana prefirió permanecer en prisión por «cuestiones de seguridad«, según indicó la plataforma MásLibres.org.

 

Los países comunistas los más radicales

Corea del Norte es el país más peligroso del mundo para un cristiano, según la Lista Mundial de la Persecución 2016 llevada a cabo por la organización sin ánimo de lucro Puertas Abiertas.

En este país, la única religión permitida es la adoración suprema a su ‘querido líder’. De ahí que dictador Kim Jong-un persigue de manera extrema a todos aquellos que no le adoran.

Se estima que alrededor de 70.000 de ellos se encuentran encerrados en campos de trabajo forzoso. Según afirmó Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), varios cristianos han sido detenidos en Corea del Norte acusados de conspirar contra el régimen de Pyongyang. Como la historia de dos cristianos que fueron considerados a finales de 2015 “espías surcoreanos” que hacían propaganda contra el régimen.

Uno de los acusados, Kim Kuk-gi, un hombre de 60 años, fue culpado de “esparcir propaganda religiosa en una iglesia clandestina”. Mientras que el otro, Choe Chun-il, de 55 años, se le acusó de pertenecer a “una red de espionaje de Corea del Sur”.

Cristiano condenado en Corea/ AIN
Cristiano condenado en Corea/ AIN

En cuanto a China donde hay más de 100 millones de cristianos, la persecución ha empeorado en los últimos tiempos. Según informa el diario Actuall, uno de los datos que mejor refleja este acoso es que el Gobierno comunista de China permite la práctica religiosa sólo en lugares registrados por la Oficina de Asuntos Religiosos y bajo el control de la Asociación Patriótica de Católicos Chinos.

De ahí que exista una Iglesia ‘oficial’ y una Iglesia ‘clandestina’ en la que se encuentran los fieles que tratan de evitar el control del régimen. De hecho, hace unos meses y, según informaciones de Asia News, el Gobierno de Hubei exigió a los obispos ‘no oficiales’ que debían disponer de una tarjeta especial concedida por el gobierno para poder administrar los sacramentos.

Los cristianos en la India acaban en la cárcel por las leyes anticonversión

En el caso de India, las leyes anticonversión han llevado a muchos cristianos a la cárcel por falsas denuncias. Como las 28 personas terminaron entre rejas estas últimas navidades por bautizar a varios conversos.

Sin embargo, para los casos contrarios se premia con dinero. Por ejemplo, por cada musulmán que se convierta al hinduismo el Gobierno destinará 500.000 rupias – unos 7.200 euros –, y por cada cristiano convertido, 200.000 rupias -unos 3.150 euros-.

 

Bandas terroristas arrasan con los cristianos en África y Oriente Medio

En pleno siglo XXI son muchos los lugares en los que ha aumentado la discriminación religiosa, como en África y Oriente Medio que se han convertido en tierra hostil para los cristianos.

La aparición de grupos armados, como el Frente al Nusra, Boko Haram o el Estado Islámico ha desencadenado en que los cristianos sean un blanco fácil en Somalia, Irak, Siria, Sudán del Norte o Nigeria para musulmanes que hasta ese momento habían convivido con sus vecinos cristianos.

cristianos-perseguidos

De hecho, y según asegura en un estudio, el embajador español y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Javier Rupérez, la religión cristiana se ha convertido en la más perseguida a nivel mundial durante los últimos años.

Rupérez cree que el perfil de las víctimas son “ciudadanos respetuosos con las leyes que viven su fe casi siempre en la intimidad”.

 

Siria e Irak, objetivos principales del Estado Islámico

Uno de los ejemplos que explican esta tendencia es Siria, país en el que antes de que estallara las revueltas civiles en 2011, musulmanes, judíos y cristianos vivían en paz. Pero la actual Guerra Civil y la llegada del Estado Islámico han situado a este país como el cuarto más peligroso en la Lista Mundial de la Persecución 2016.

El otro gran objetivo del Estado Islámico es Irak, en el que los constantes ataques contra los cristianos han obligado a miles de ellos a huir de su país natal. Una de las consecuencias de esta deserción, según denuncia Ayuda a la Iglesia Necesitada, es que las iglesias cristianas han sido convertidas en mezquitas, como las de San Efrén y San José.

 

Somalia y Nigeria, los más peligrosos de África

El país más peligroso del continente africano es Somalia. En este país, convertirse al cristianismo es delito. El grupo terrorista Al-Shabab asesina a sangre fría a los cristianos de este país. Así una de sus acciones más conocidas fue el ataque que perpetraron en abril de 2015 contra la Universidad de Garissa, en Kenia. En este atentado, asesinaron a 147 personas. Estudiantes y personal universitario musulmanes fueron liberados.

O en el caso de Nigeria, donde 2.500 cristianos han sido asesinados a manos de Boko Haram, mientras que al menos 30.000 cristianos han sido desplazados por la violencia sólo en el estado de Taraba.

La crueldad de Boko Haram, traducido al español como ‘la educación occidental es pecado’, no tiene límites pues secuestraron a más de 200 niñas para venderlas en el mercado negro. Una de ellas, que consiguió escapar, afirmó que fue violada y obligada a convertirse al islam.

La Asociación de Cristianos en Nigeria (CAN), dio a conocer el nombre de las niñas secuestradas a través de un informe en que señaló que por lo menos 165 eran cristianas.

Niñas secuestradas por Boko Haram / AFP
Niñas secuestradas por Boko Haram / AFP

En el norte de África, en particular, en Egipto, los cristianos coptos viven aterrorizados por la población musulmana y las fuerzas locales. Cabe destacar la historia de un joven copto de 16 años, Fawzi Osama, que fue arrestado tras ser acusado de ofender al islam por repartir dátiles durante el Ramadán en la ciudad de Alejandría.

Su delito fue incluir en los dátiles una hoja con el siguiente mensaje: “El Señor sabe todo lo que ocurre, porque Él es el poderoso que Todo lo sabe. Él puede llevar sobre sus hombros todo lo que es opresivo y agotador y llevar consuelo y alegría, porque Él te ama mucho».

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Comentarios

0 Comentarios

Futbolistas arrodillados, rezando en medio de un estadio repleto de gente

Cuando Cristo no es motivo de vergüenza.

El Papa recuerda a «los excluidos» y a «los descartados» en el encuentro con la Virgen de Guadalupe