Una relación nueva

Hoy Cristo nuestro hermano y Señor sube al cielo allí de donde antes había salido bajándose a la tierra como uno de tantos. Hoy Cristo el Rey victorioso y Señor de los señores sube a la derecha del  Padre llevando consigo cautivos. Hoy tú y yo que creemos en Él entraremos victoriosamente en alma y espíritu a aquella mansión celestial junto al Padre. Desde hoy tu y yo seremos participes de la gloria eterna aun estando aquí en la tierra. Una alegría que se colmará a la medida de nuestra relación disponible y la apertura a su Santo Espíritu en el día a día.

Toda persona que cree en Dios y en su enviado igual que a los apóstoles que comieron y bebieron con Él durante su vida terrenal es testigo de sus enseñanzas y sus obras. Es un instrumento que porta en sí las instrucciones divinas <<seréis mis testigos hasta los confines de la tierra>>. Es decir transmitir la vida que bebemos de la fuente inagotable que es Cristo y su Reino. Ser espejo, sal y luz de Él allí donde estemos. Buscar caminos y proyectos de liberación, sembrar esperanza allá donde no la hay, cambiar en alegría la tristeza, sembrar y vivir el amor sin importar los riesgos y como simples testigos de su amor y poder predicar más bien con obras que con palabras su Buena Noticia.

Una misión que propagar y llevar a cabo con una apertura imprescindible <<abiertos al Espíritu Santo>> prometido por Dios. Tú y yo que hemos dejado ganar por el dinamismo del mensaje de Jesús, hemos subordinado nuestro trabajo y esfuerzo a la causa de Dios que implica también la del hombre y la mujer actual. Oyentes pues de la llamada dirigida a cada cual hemos de salir de nuestra tierra, del calor de nuestra seguridad, de la ilusión de nuestras expectativas que en la mayoría de las veces nos esclavizan y a aterrizar en nuestras propias periferias, y también en las que la ambición humana ha provocado ¡Esta es la difícil pero tierna tarea del depositario/a del mensaje divino! Allí daremos testimonio de nuestro compromiso cristiano que corresponde a la vocación cristiana y creyente recibida. Una vocación de amor y unidad.

Hoy nuestro Salvador después de visitar a los suyos 40 días (expresión simbólica) en distintas ocasiones da su paso definitivo de la tierra a la derecha del padre. Así comienza una nueva vida, una nueva relación con Él que implica una intimidad más profunda, una relación más cercana. Ya siendo sus testigos no podemos dejarnos aprisionar por nada ni por nadie sino solo por Él

La promesa es cierta <<acompañaré a los que crean>> y. <<el Espíritu Santo vendrá sobre vosotros>>, es el hilo conductor de la gracia divina. Jesús al subir a los cielos no nos deja como huérfanos sino que nos hace pertenecientes ya del Reino celestial en Espíritu hasta que llegue la plenitud de los tiempos. Ya no podemos sino gozarnos y deleitarnos en Aquel Rey victorioso y Sol que no conoce el ocaso. Gozarnos y deleitarnos ya en su Reino porque allí donde están el Padre, su enviado y el Espíritu Santo  irradian sin verlos su bondad y su amor. Allí donde están se halla el cielo. No te olvides nunca que tú y yo pertenecemos el grupo entre los testigos de su Reino en cualquier sitio donde estemos.

Nos encomendamos a las manos de Nuestra Señora de Fátima que hoy también se celebra para que nos enseñe a permanecer en el “si” al Señor. Nuestra Señora maestra y ejemplo perfecto de toda vida cristiana ruega por nosotros al Señor.

Buen domingo a todos de la Ascensión.

                                             Paz y bien,                         Hna.Catalina Mª Inmaculada Ohp

¿Qué opinas?

Escrito por La Voz desde la Clausura

La hermana Catalina María Inmaculada pertenece a la Orden de Hermanas Pobres de Santa Clara (Clarisas) y nació en Kenia en 1984. Actualmente reside en el Convento de Jesús a la Columna, Belálcazar - Córdoba (España)

Un nuevo comienzo

Con Cristo hasta los pobres, hasta Dios.