Un fraile-chofer en los Juegos de la Commonwealth

Fray Stephen Bliss fue chofer oficial de los Juegos de la Commnwealth que este año se celebraron en Australia (del 4 al 15 de abril) y dice que sus pasajeros se mostraban muy  intrigados cuando se enteraban de que un sacerdote católico los estaba llevando.

 

“San Francisco decía: predicad el Evangelio todo el tiempo y, solo cuando sea necesario, utilizad las palabras. Por eso creo que esta predicación del Evangelio consiste en no usar palabras sino un volante”, afirma el Padre Bliss.

 

Fray Stephen, párroco de Ipswich, a unos 100 km tierra adentro de la Costa Dorada (Golden Coast) donde se celebraron los juegos, decidió que sería una expresión diferente de su sacerdocio el inscribirse como conductor voluntario de la flota de los Juegos de la Commonwealth de Gold Coast.

 

“Es un intento de presentar el sacerdocio de una manera moderna y contemporánea y brindarle a la gente una experiencia positiva y una experiencia diferente de la Iglesia”, dijo.

 

Sus feligreses de Ipswich le dieron todo su apoyo cuando decidió cambiar su hábito por el uniforme de los Juegos.

 

El P. Bliss ha llevado a los equipos y funcionarios desde la aldea de los Juegos a eventos en toda la Costa Dorada.

 

Fray Bliss espera a un grupo de atletas indios.

Uno de sus primeros trabajos fue llevar a un grupo de atletas de Papúa Nueva Guinea en un viaje para comprar ropa y poder marchar juntos en la ceremonia de apertura de los Juegos.

 

“Luego tuve que llevarlos a una tienda que tuviese una máquina de coser para hacer modificaciones”, cuenta el franciscano.

 

Entre sus pasajeros también ha transportado a embajadores venidos de toda la Commonwealth.

 

“Lo importante es ser cortés, amable y, para mí, predicar el Evangelio de una manera diferente, haciendo esto como un testigo silencioso”.

 

A pesar de que a menudo los atletas y los oficiales querían hablar y obtener consejos locales y conocer un poco sobre Australia “creo que estaban bastante intrigados cuando descubrían que soy un sacerdote católico”, dijo el P. Bliss.

 

Durante las celebraciones el fraile regresó a Ipswich, para poder celebrar la misa y luego volvió una segunda semana como conductor en Gold Coast.

 

Para el padre Bliss su trabajo consiste en ser un párroco activo y contemporáneo.

 

“Intento seguir siendo relevante para la gente de Ipswich. Creo que necesitamos que la parroquia nos vea como seres humanos, y que la Iglesia es relevante y puede adaptarse”, dijo.

 

“Interactuar con personas de distintas partes del mundo, tanto jóvenes como adultos, es una oportunidad genial para tener una visión diferente de la Iglesia Católica y es una experiencia diferente de ser sacerdote católico y franciscano. Y, además, es muy divertido”.

 

El P. Bliss llegó a la comunidad católica de Ipswich en 2016 y previamente fue pastor en parroquias en Queensland, Victoria, Tasmania y Nueva Gales del Sur. Formador del Seminario y administrador de la Orden Franciscana.

 

Un ejemplo de como “salir de la sacristía” e ir al encuentro de aquellos que están alejados de la Iglesia.

 

Con información de Catholic Leader

¿Qué opinas?

Queremos obispos al lado de los pobres.

Entre Lobos y Ovejas 7: Las enseñanzas de Jesús