Católicos piden a la Cumbre de las Américas actuar ante el Cambio Climático.

En un comunicado difundido ayer y al que se han adherido numerosas organizaciones católicas, incluidos los Franciscanos Capuchinos de Colombia, el Movimiento Católico Mundial por el Clima, los Jesuitas o la REPAM, se reclama a la VIII Cumbre de las Américas una respuesta contundente ante el negacionismo del cambio climático. 

La Cumbre que se celebra hoy y mañana en Lima, Perú, tiene como tema central “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”.

Reproducimos a continuación el texto del comunicado:

Voces de los Pueblos de América ante el Cambio Climático

ANTE EL NEGACIONISMO CLIMÁTICO ¡ES HORA DE ACTUAR!

Siendo América Latina y el Caribe la región más vulnerable a los efectos del cambio climático, nos dirigimos a los presidentes que asistirán a la VIII Cumbre de las Américas para manifestar lo siguiente:

El 2017 ha sido, según la Organización Mundial de Meteorología, uno de los años más cálidos de los que se tiene registro en la historia del planeta y hoy – a pesar del negacionismo climático impulsado desde poderosos sectores económicos y respaldado por algunos gobiernos – existe un amplio consenso en que de continuar con esta tendencia, las condiciones climáticas serán cada vez más extremas, impactando de manera irreversible en la vida del planeta (ecosistemas, biodiversidad) y poniendo en riesgo a la humanidad.

Debido al calentamiento global y sus impactos cada vez más catastróficos, los gobiernos de todo el mundo han suscrito el Acuerdo de París, que tiene como objetivo reducir las emisiones globales para estabilizar y minimizar la elevación de temperatura del planeta. Sin embargo a pesar de los esfuerzos y demandas de varios sectores, el camino aún es incierto debido a decisiones de países como Estados Unidos, segundo emisor de gases de efecto invernadero, que ha anunciado su retiro de este acuerdo global y que viene desmantelado las políticas ambientales y climáticas al interior de su país, con el propósito de continuar promoviendo los combustibles fósiles y recortando los recursos públicos destinados a la lucha climática mundial.

En ese sentido, desde la diversidad de organizaciones y pueblos de América Latina y el Caribe existe una gran preocupación ante el doble discurso de nuestros gobiernos, quienes por un lado afirman luchar contra el cambio climático mientras que por el otro, pretenden continuar profundizando la política extractiva, modificando sus marcos normativos y criminalizando a los defensores y defensoras ambientales para promover proyectos de combustibles fósiles, gas, fracking, carbón, minería y de infraestructura tales como carreteras e hidroeléctricas. Esa situación constituye una dolorosa evidencia de la imposición del gran capital frente a los derechos colectivos y territoriales de los pueblos.

Por tal motivo nos pronunciamos las organizaciones, redes y movimientos ante la VIII Cumbre de las Américas para demandar:

  • El cumplimiento de los compromisos del Acuerdo de París, expresados en las Contribuciones Nacionales Determinadas, a la vez que aumentan su ambición climática antes del 2020, con el fin de regular el crecimiento de los combustibles fósiles en pos de reducir y detener el calentamiento global.
  • Detener toda aquella actividad que contribuya al aumento de la temperatura del planeta, impulsando políticas para una transición energética hacia energías renovables (eólica, solar, geotérmica, mareomotriz y biomasa), que contribuyan a reducir la descarbonización de la economía y asegure la sostenibilidad del planeta.
  • Impulsar una buena gobernanza, promoviendo y fomentando los espacios de diálogo, participación y consulta con la ciudadanía organizada, que permita generar el seguimiento y monitoreo de las Contribuciones Nacionales Determinadas y el Acuerdo de París.
  • Cumplir con los procesos de consulta previa, libre e informada a los pueblos indígenas y originarios, sobre todo con aquellos proyectos de carácter extractivos y de infraestructura, en cumplimiento del Convenio 169° de la OIT y de manera vinculante.
  • Implementar y mejorar los mecanismos de rendición de cuentas y transparencia de los recursos públicos, en particular sobre aquellos destinados a la lucha climática, como parte de la lucha anticorrupción.
  • Aprobar leyes que aporten a la lucha contra el cambio climático, en especial de aquellas que tengan como objetivo el impulso de una acción coherente y coordinada entre los diferentes sectores del estado (ambiente, economía, energía y minas, pesca, etc.), así como la obligatoriedad del financiamiento público.
  • Comprometerse a poner fin al uso de combustibles fósiles y de manera consecuente, a su subvención.
  • Aprobar el Libro de Reglas durante la próxima Conferencia de las Partes (COP 24) a celebrarse en Katowice, Polonia, que permita avanzar en acciones más ambiciosas contra el cambio climático antes del 2020.

Finalmente, expresamos nuestra solidaridad con los millones de damnificados climáticos en todo el continente y con las luchas territoriales de los pueblos en defensa del ambiente y les invitamos a sumarse a las movilizaciones y campañas ciudadanas rumbo a la Cumbre de la Acción Climática (Septiembre), EE.UU, la Cumbre del G20 (Noviembre), Argentina y la COP 24 (Diciembre) en Polonia.

¡CAMBIEMOS EL SISTEMA, NO EL CLIMA!

#2025CeroFosiles #EnergíasRenovablesYa!

Lima, 12 de abril 2018

Organizaciones Firmantes:

– Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático, MOCICC (Perú)

– Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC (República Dominicana)

– Movimiento Climático 350.org América Latina

– Coalición Latinoamericana contra el Fracking por el Agua, Clima y Agricultura Sostenible

– Movimiento Católico Mundial por el Clima

 

Para adhesiones: http://cort.as/-3sPf

 

¿Qué opinas?

El Curso Internacional de JPIC, en directo, por pazybien.es

Franciscanos marchan contra la corrupción en Guatemala.